sábado, 6 de mayo de 2017

RedOrgBaruta, vecinos rechazan Constituyente

¿Y dónde quedó ese discurso de reconocer al Pueblo como protagonista?
Nosotros vecinos y electores del Municipio Baruta, expresamos nuestro enérgico rechazo a la convocatoria de un proceso Constituyente, que independientemente de su denominación, comunal o no, el momento y la finalidad que persigue, según el anuncio del Presidente Nicolás Maduro, resulta una estrategia fraudulenta e inmoral que violenta y burla el principio constitucional de la soberanía popular.
El artículo 333 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela nos obliga a defender su vigencia y el 350 nos garantiza el derecho a la desobediencia civil, ambos artículos, hoy se encuentra y se complementan en esta tarea cívica que el tiempo histórico nos impone.
La soberanía reside en el pueblo quien la ejerce en los términos que dice la Constitución, la RedOrgBaruta, expresa ese ejercicio a través de la promoción y defensa de la participación ciudadana y hoy, más que nunca, reclamamos y reivindicamos que esa participación, conforme al numeral 1 del artículo 21, tiene que ser garantizada sin discriminación política.
Con la misma vehemencia y fuerza con la que en el 2010, nosotros vecinos organizados de Baruta, nos pronunciamos con respecto a las Leyes del Poder Popular, también aprobadas de manera fraudulenta, inmoral y a espaldas del pueblo que en el 2007 dijo NO a una reforma constitucional que en esencia pretendió transformar el diseño institucional del Estado, hoy volvemos a elevar nuestra voz de protesta frente a un gobierno que ha promovido la ruptura del hilo constitucional.
La llamada a una Constituyente en estos momentos no es otra cosa que una demostración de debilidad y acorralamiento de un gobierno que aparenta tener el control político, pero que sólo tiene la represión como política, porque se ha quedado sólo. Aquí no hay espacio para otro debate que no sea el permitir la ayuda humanitaria, el reconocimiento a la Asamblea Nacional, la convocatoria a procesos electorales con la suficiente transparencia y garantías debidas y por último, el cambio del modelo político, económico y social.
El socialismo se quedó sin pueblo, se quedó sin Constitución como hoja de ruta y sólo se acompaña en ese intento por imponer un modelo político ajeno a nuestra tradición republicana, con la Sala Constitucional, el Defensor del Pueblo y con una Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que estamos muy seguros, que está allí más por lealtad a un  Presidente legalmente electo, que por lealtad a Nicolás Maduro Moros y al proyecto comunista.
La historia de este régimen, nos advierte que esta propuesta de Constituyente no funcionará, esta llamada revolución, a lo largo de estos años, en sus aventuras de crear un nuevo modelo no ha tenido éxitos, sólo fracasos:
En el año 2005 el gobierno intentó desde el Municipio Torres, impulsar una Constituyente Municipal a nivel nacional, y no funcionó. Luego en el año 2010 legalizaron, de manera inmoral y fraudulenta las Comunas y luego en el 2013 impulsaron el Plan Comuna o Nada, herencia que recibió Maduro del difunto luego que Chávez reconociera su fracaso, argumentando que en el tema comunal estaba sólo en el desierto. Aquellos intentos también fracasaron.
En una Venezuela que ya no tiene los recursos económicos que en el pasado disfrutó, sin la fuerza y carisma político de un personaje como lo fue el difunto Hugo Chávez y con una sociedad que experimenta la peor crisis alimentaria y de salud pública que jamás pudo imaginar vivir, el gobierno, ese mismo que no ha podido sacar de circulación los billetes de cien bolívares y que no ha podido satisfacer las necesidades alimentarias via CLAPs, mucho menos va a poder convocar al país a una Constituyente.

La Constituyente convocada, llámese o no, Constituyente Comunal, es un problema político, ético y moral, que pone en evidencia la poca disposición de diálogo y la incapacidad manifiesta de enfrentar los retos y desafíos de la Venezuela actual, cuyos problemas han sido causados precisamente por la ceguera y terquedad de quienes han pretendido imponer el Plan de la Patria 2013-2019.
Llamamos a la necesaria UNIDAD de partidos a una DEFENSA NACIONAL DEL ORDEN CONSTITUCIONAL y a una DEFENSA NACIONAL DE LA DIGNIDAD DEL VENEZOLANO decente que quiere un país donde vivir en paz, armonía y en donde el desarrollo tenga espacio.
Llamamos a no dejar la calle, a mantener con fuerza la protesta cívica y no violenta, a no perder la esperanza y a no dejar que nos roben el coraje para retomar el camino de la Democracia.
Como RED nos asumimos defensores del derecho a la participación y defenderemos con fuerza nuestra cualidad de ciudadanos y electores. No nos dejaremos robar el país.
En Baruta a los dos días del mes de mayo de 2017

No hay comentarios: