sábado, 18 de marzo de 2017

Conociendo el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán 2015



El Pacto de Política Alimentaria Urbana, fue un documento presentado al Secretario General de la ONU en octubre de 2015, durante la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación en Expo Milán 2015.   

Ese Pacto es presentado como el primer protocolo internacional que insta a las ciudades a desarrollar sistemas alimentarios sostenibles que garanticen alimentos saludables y accesibles a toda su población, proteger la biodiversidad y reducir el desperdicio de alimentos[1].


Originalmente en Milán el Pacto fue suscrito por 116 ciudades a través de sus representantes políticos[2],  para la fecha de esta nota, un total de 183 ciudades han firmado este Pacto, entre ellas Buenos Aires, Bogotá, La Paz, entre otras, no hay allí ninguna ciudad venezolana.[3]

En el Pacto los Alcaldes presentes en el Expo2015 en Milán, primeros firmantes del mismo, reconocieron que el Pacto es consecuencia del reconocimiento a la ciudad como actor estratégico para el desarrollo de los sistemas alimentarios sostenibles y la promoción de dietas saludables.

Así mismo, identificaron que hay obstáculos que cada ciudad debe enfrentar para garantizar el adecuado abastecimiento alimentario, entre los cuales, señalaron:  el desequilibrio en términos de acceso y distribución, el deterioro ambiental, la escasez de recursos y el cambio climático, formas de producción y consumo no sostenibles, las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

A través del Pacto, los Alcaldes alertaron que el proceso de urbanización acelerado, exige repensar las formas de abastecimiento de los productos alimenticios y del agua, así como también otros bienes y servicios esenciales que se ven impactados ante esta realidad.

El hambre y la malnutrición son identificadas por los Alcaldes, en un problema grave, porque no sólo coexisten, sino que en consecuencia, se convierten en una carga pesada en términos de salud, bienestar individual y en un costo social, económico significativo para los ayuntamiento, las comunidades, las familias y el estado.

Reconocieron los Alcaldes que hay algunos actores sociales importantes en los sistemas alimentarios a través de los cuales se busca garantizar  un acceso constante y seguro a una variedad de alimentos adecuados, seguros, locales, justos, saludables y nutritivos para todos, ellos son:

-Las empresas agrícolas familiares y los pequeños productores de alimentos, pues a través de ellas se contribuye en la preservación de sistemas alimentarios resilientes, justos y culturalmente adecuados; y además, permiten la reorientación de los sistemas alimentarios y de las cadenas de valor a favor de dietas sostenibles y facilita el acercamiento entre consumidores, productores rurales y urbanos;

-La sociedad civil y el sector privado, pues son reconocidos como actores claves para el abastecimiento de alimentos en las ciudades, contribuyendo con la experiencia, innovación y campañas a favor de sistemas alimentarios más sostenibles, y para la incorporación de los enfoque de inclusión social y derechos humanos en las políticas alimentarias urbanas

Destacan que la agricultura urbana y periurbana ofrecen diferentes oportunidades para la conservación e integración de la biodiversidad en el contexto urbano/regional y en los sistemas alimentarios y concluyen afirmando que la estrecha relación existente entre las políticas alimentarias y muchos otros desafíos y políticas a nivel urbano es esencial adoptar un enfoque integrado comprensivo, interdisciplinar e interinstitucional.

Los Alcaldes reunidos en Milán, acordaron a través de este Pacto lo siguiente:

1.-   Desarrollar sistemas alimentarios que sean sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados, para asegurar comida sana y accesible a todos en un marco de acción basado en los derechos, con el fin de reducir los desperdicios de alimentos y preservar la biodiversidad y, al mismo tiempo, mitigar y adaptarse a los efectos de los cambios climáticos;

2.-   Reconocer la necesidad de coordinación y colaboración entre los distintos actores.   En tal sentido se comprometieron a promover esa coordinación entre departamentos y sectores a nivel municipal y territorial, favoreciendo la inclusión de consideraciones relativas a la política alimentaria urbana dentro de las políticas, los programas y las iniciativas en campo social, económico y ambiental, que interesen, entre otras cosas, la distribución y el abastecimiento alimentarios, la protección social, la nutrición, la equidad, la producción alimentaria, la instrucción, la seguridad alimentaria y la reducción de los desperdicios;

3.-   Promover la coherencia entre las políticas y los programas municipales relativos a la alimentación y las políticas y los procesos sub-nacionales, nacionales, regionales e internacionales pertinentes.

4.-   Impulsar la participación e inclusión de todos los Actores.  Los Alcaldes asumieron el reto de involucrar a todos los sectores del sistema alimentario (incluidas las autoridades locales, los entes técnicos y académicos, la sociedad civil, los pequeños productores y el sector privado), para el desarrollo, la actuación y la evaluación de políticas, programas e iniciativas en campo alimentario;

Así mismo un último Acuerdo en el Pacto, expresa el compromiso de las ciudades firmantes, en promover la participación de otras ciudades en el marco de nuestra acción a favor de las políticas alimentarias.

5.-   Realizar las adecuaciones necesarias para garantizar ese sistema alimentario a que se hace referencia en el primer punto.  En este sentido se comprometieron en la tarea de revisar y modificar las políticas, los planes y las normas existentes a nivel urbano para favorecer la creación de sistemas alimentarios justos, resilientes y sostenibles.

6.-   Por último, se comprometieron a emplear el Marco de Acción, en cada ciudad, como punto de partida para organizar el propio sistema alimentario urbano y compartir los avances entre las ciudades participantes, los gobiernos nacionales de pertinencia y las organizaciones internacionales, en su caso.

Carlos Romero Mendoza.
18 de marzo de 2017.


[1]Gobierno Provincial Corrientes. Dirección de relaciones internacionales. Ministerio de Coordinación y Planificación. FAO: Firma del Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milan. 26 de agosto 2016. Online en: http://relacionesinternacionales.corrientes.gov.ar/noticia/fao-firma-del-pacto-de-politica-alimentaria-urbana-de-milan
[2]Eldiario.es.  Pacto Urbano de Alimentación. 28 de diciembre 2015.  Online en: http://www.eldiario.es/paisajesurbanos/Pacto-urbano-alimentacion_6_467613268.html
[3]Milan Urban Food Policy Pact.  Pagina oficial consultada 16 de marzo de 2017. Online en: http://www.milanurbanfoodpolicypact.org/signatory-cities/

No hay comentarios: