viernes, 29 de noviembre de 2013

El diseño comunal de los consejos educativos.

No hay nada más parecido al diseño Comunal: Consejos Comunales y Comunas, que la figura de los Consejos Educativos que sustituye a las Asociaciones de Padres y Representantes en la relación con los Institutos Educativos.

En una reciente experiencia en un colegio católico y privado,  se conformó de hecho el llamado Consejo Educativo, prevista en la Resolución 058 del Ministerio de Educación, luego de crear varios comités, previamente aprobados en una Asamblea convocada a tal fin.  Hay comités que deben existir porque la Resolución del Ministerio así lo exige, de las cuales hay un comité sólo para estudiantes: que es el Consejo Estudiantil, instancia que como dice la Resolución es la forma de participación del poder popular estudiantil y otra sólo para docentes, personal obrero y administrativo del Instituto; pero pueden agregarse otras comisiones, siempre y cuando cuenten con la aprobación previa de la Asamblea.

Una vez aprobada cada comisión y sus integrantes en numero impar, al menos en este colegio, se procedió a elegir un vocero para el Comité de Contraloría y otro para el Consejo Educativo formalmente dicho.   Luego se informó que ese Consejo Educativo nombraría 3 personas de su seno para el manejo financiero de los recursos del Instituto Educativo.   Por lo tanto cada comité puede simular un Consejo Comunal, los cuales, se agrupan y crean o conforman una Comuna.  En este caso varios comités crean un Consejo Educativo.

Tanto en la Comuna, como en el Consejo Educativo hay una instancia de voceros que en nombre de la comunidad eligen 3 personas, en el caso de la Comuna serán llamados esos 3 voceros: representantes legales y en el Consejo Educativo serán los responsables de las finanzas.  En ambos casos, es importante recordar,  se trata de dos instancias de gobierno, distintas obviamente, una es comunitaria y otra educativa.  
 
Para la Asociación Venezolana de Educación Católica y la Gobernación de Miranda, quienes actuaron como facilitadores de la conformación de ese Consejo Educativo, expresaron a la Asamblea presente, que sobre el Consejo Educativo no había negociación alguna, simplemente había que conformarlo.   Igual sucedió cuando se crearon los Consejos Comunales, era la única alternativa de organización comunitaria viable para relacionarse con el Estado en sus tres niveles, obviando y sustituyendo en la práctica a las Asociaciones de Vecinos, no había negociación posible. 

Sorprendió que cuando la Asociación Venezolana de Educación Católica y la Gobernación de Miranda, como facilitadores del proceso, presentan las 11 comisiones que se van a conformar, afirman categóricamente que son  esas 11 y que una de ellas es la Comisión de Pastoral porque al ser colegio católico, esa figura no tiene tampoco negociación posible; por lo tanto, no se somete a aprobación la misma.  Empezó la Asamblea a convertirse en un espacio para que nos participen decisiones de 3eros, no para participar.   Estuve de acuerdo con esa Comisión Pastoral, pero no con el hecho de cómo la impusieron. Se olvidan los facilitadores, que la libertad para elegir colegio es muy limitada por lo menos en Caracas y allí había padres que entraron al colegio porque no tuvieron otra alternativa.  A ellos ¿se les impone la actividad pastoral?.
 
Otro hecho interesante de esta experiencia que comento, es la validación por parte de los facilitadores de la participación del Consejo Comunal de la zona como parte de un Comité.  Si bien, tiene derecho el Consejo Comunal a participar en alguna instancia del Consejo Educativo, previa aprobación de la Asamblea, no hubo requisito alguno para comprobar la vigencia y en consecuencia la existencia de ese Consejo Comunal y menos aún,  la legitimidad del vocero presente, sólo bastó el voto de la Asamblea.

Luego de 4 horas, al intentar firma el acta final, la enorme mayoría se retiró, por lo que quedó el acta que debe ser presentada al Ministerio de Educación para su registro en una Taquilla Única y luego se acudirá con el registro al SENIAT para el RIF, que permitirá luego abrir una cuenta en el Banco que a tal fin indique el Ministerio.  Ese resulta ser el mismo procedimiento para el Registro de los Consejos Comunales, la diferencia es que la Taquilla Única es en Fundacomunal y ésta en una instancia del Ministerio de Educación.
 
Muchos padres estuvieron satisfechos porque la Asamblea les permitió participar, no importó no tener información previa, y menos aún si esos comités quedaron idóneamente integrados, el asunto fue participar para garantizar que todos esos comités tuvieran integrantes en número impar, por lo tanto no se realizó votación en Asamblea por cada autopostulado, sino que la votación fue en grupo, es decir 7 o 9 personas se autopostularon y en grupo se presentaron a la Asamblea para que ésta votara a favor o en contra de los candidatos autopostulados.  Así se logró 13 comités, con más de 100 integrantes divididos por supuesto según el comité que corresponda.  Prácticamente todos los asistentes integran un Comité, pero al final, pareciera nominalmente que sólo son 13 los integrantes reales del Consejo Educativo propiamente dicho.
 
Esta Asamblea para conformar en un sólo día al Consejo Educativo hace recordar esas Asambleas para elegir Consejos Comunales donde acuden algunos vecinos y empiezan a votar o a ser postulados porque hay que llenar las vocería existentes, aún cuando muchos de ellos ni idea tienen de cuáles y cuántas son las vocerías.   Las Asociaciones de Padres y Representantes, experimentan hoy la misma situación que vivieron en el pasado las Asociaciones de Vecinos.  Sin duda el Estado a través de sus textos escolares y ahora a través de estos Consejos Educativos va imponiendo silenciosamente un nuevo modelo de sociedad. 
 
Carlos Romero Mendoza.

1 comentario:

Marisela Gonzalo Febres dijo...

Muy buena la narración descriptiva del engorroso proceso de elección del Consejo Educativo y su sospechosa similitud con la elección y funcionamiento de las comunas. Me aclaró de forma inmediata el tipo de proyecto educativo que se impone.
Marisela Gonzalo