lunes, 23 de enero de 2012

Una mirada al contenido del Pacto de Punto Fijo. III

Concluye la mirada por el contenido del Pacto de Punto Fijo con la Unidad, las elecciones y el mensaje final:

La garantía de Unidad como compromiso.
Los partidos políticos reconocieron en el Pacto de Punto Fijo que la garantía del “ideal de la Unidad” para enfrentar cualquier intento de regresar a la tiranía, reposaba en los siguientes elementos:

-La elección de un candidato presidencial democrático único,
-La formación de planchas únicas para la elección de los cuerpos colegiados, y,
-La formación de un frente único en base a un solo programa integral de gobierno.

Se reconoce en el propio contenido del Pacto de Punto Fijo que esa aspiración no era seguida por todos los factores políticos, en este sentido expresamente señalaron los signatarios, que tal situación no debía sorprender pues esas contradicciones interpartidista era parte de la naturaleza propia de la actividad democrática. A tal fin y como medida para no comprometer a la Unidad en la propia declaración acordaron:

1.-Que los requerimientos de la unidad eran compatibles con la eventualidad de diversas candidaturas y planchas legislativas.

2.-Que era indispensable la sincera y solemne adhesión de todas las fuerzas democráticas a los puntos contenidos en la declaración formal del Pacto de Punto Fijo y al espíritu que la inspiró.

3.-Que era necesaria la creación una Comisión Interpartidista de Unidad encargada de vigilar el cumplimiento de este acuerdo. Dicha Comisión estará encargada de orientar la convivencia interpartidista, de conocer las quejas que se produzcan contra las desviaciones personalistas o sectarias en la campana electoral y de diligenciar ante cualquiera de los signatarios, y a nombre de todos, la morigeración y control en lo que pudiera comprometer la convivencia democrática.

El Compromiso electoral concreto en miras a las elecciones.

Asumiendo la posición de varias postulaciones presidenciales y varias planchas legislativa se acordó en 1958:

1.-La libertad de cada organización política de presentar su propio candidato presidencial y sus propias planchas para los cuerpos colegiados dentro de los acuerdos a los que se llegaron para garantizar la unidad en el Pacto cuyo contenido revisamos.

2.-Qué eran considerados como votos unitarios y como reafirmación de la voluntad popular a favor del régimen constitucional y la consolidación del Estado de Derecho, todos los votos emitidos por las diversas candidaturas y colores.

3.-Que la postulación de los candidatos presidenciales y de las planchas legislativas era de la responsabilidad de cada partido o coalición. Y que sería el pueblo elector a quien le correspondía calificar con el voto cualquier postulación.

4.-Que los partidos signatarios del Pacto, eran los garantes de los principios y normas que se habían acordado y que igualmente se comprometían a una campaña positiva dentro del espíritu de unidad, evitando discusiones que pudieran precipitar la pugna interpartidista y cualquier hecho que pudiera comprometer la formación de un Gobierno de Unidad Nacional.

5.-Que luego de la publicación del resultado final, en un gran acto popular se ratificarían dos principios que se enlistaron en el Pacto:

a.- La pública adhesión de todas las organizaciones y candidatos participantes al resultado de las elecciones, como expresión de la soberana voluntad popular.

b.- La ratificación por parte de las organizaciones signatarias de su sincero propósito de respaldar al Gobierno de Unidad Nacional, al cual prestarán leal y democrática colaboración.

Las últimas líneas del Pacto de Punto Fijo.
El Pacto de Punto Fijo termina y sella el acuerdo reconociendo lo siguiente:

-Que la adhesión a los acuerdos llegados, garantizarían de manera eficaz el ejercicio del derecho electoral democrático en un clima de unidad.

-Que la cooperación de los organismos profesionales gremiales, cívicos y culturales, de la prensa y de personalidades independientes, con los fines así precisados, serian la clave para consolidar la convivencia nacional y permitir el desarrollo de una constitucionalidad estable con bases en la sinceridad política, el equilibrio democrático, la honestidad administrativa y la norma institucional. Principios estos que define el documento como esencia de la voluntad patriótica del pueblo venezolano.

-Que el documento no fija principio o condición contrarios al derecho de las otras organizaciones existentes en el país, y su leal cumplimiento no limita ni condiciona el natural ejercicio por ellas de cuantas facultades pueden y quieren poner al servicio de las altas finalidades perseguidas.

Y definitivamente cierra el acuerdo invitando a todos los organismos democráticos a respaldar, sin perjuicio de sus concepciones específicas, el esfuerzo comprometido en pro de la celebración del proceso electoral en un clima que demuestre la aptitud de Venezuela para la práctica ordenada y pacífica de la democracia.

Carlos Romero Mendoza.

Referencia Bibliográfica:
FUNDACION ROMULO BETANCOURT
.  Punto Fijo y otros puntos.  Los grandes acuerdos políticos de 1958.  Serie cuadernos de Ideas Políticas.  Págs. 90.

No hay comentarios: