sábado, 15 de mayo de 2010

Gobernador de Miranda, Enrique Capriles y el Consejo Federal de Gobierno.

El Universal con fecha 15 de abril señala que el gobernador del estado Mirando, Henrique Capriles Radonski, aprovechó la oportunidad que le brindó participar en la instalación del Consejo Federal de Gobierno (CFG) para pedirle al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, que libere los recursos que por concepto de Situado Constitucional el Gobierno central aún le adeuda a los estados.

Según explicó a El Universal, la deuda del Ejecutivo nacional con esa entidad "asciende a 1.000 millones de bolívares fuertes". Esta cifra surge de calcular el diferencial del ingreso petrolero del año pasado, más el diferencial petrolero de este año, y la devaluación acumulada.

Capriles explicó que tras su discurso, el presidente Chávez se acercó a saludar a los gobernadores opositores que asistieron a la instalación del Consejo, momento que sellaron con apretones de mano.

En medio del ambiente de "cordialidad", Henrique Capriles le manifestó a Chávez los recursos aprobados hoy (ayer) "son muy pocos (…) Presidente eso que usted habló hoy no alcanza para nada", comentó.

Durante su comparecencia ante los miembros del CGF, Chávez anunció la aprobación de un crédito adicional por 739,9 millones de bolívares para el Situado Constitucional u otros 1.815 millones de bolívares vía Ley de Asignaciones Económicas Especiales.

Diferencias políticas aparte, el actual gobernador de Miranda cuestionó que de cara al Consejo Federal de Gobierno, se haga una distinción entre gobernadores oficialistas y opositores.

"Nosotros somos gobernadores de estado, nadie que está en el gobierno es oposición. En mi estado la oposición es el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Es importante recordar esto, porque nosotros vamos a es instancia como va cualquier otro gobernador de estado", comentó.

No obstante, consideró equivocado que en la instalación de la Secretaría General del nuevo órgano no participe ni un solo gobernador "opositor". Creo que si en esa secretaría no están representados nuestros estados (…) no está representado al menos 50% del país. Lo que yo considero como un error", dijo Capriles.

A pesar de ello, aseguró que asistirá todas las reuniones del CFG a las que sea convocado. "Y en esto yo sí voy a ser enfático: Mi obligación como gobernador es ir al Consejo Federal de Gobierno, y yo voy a ir a dónde tenga que ir a defender tanto nuestro a pueblo mirandino como a nuestro estado".

Agregó que no permitirá que sea el radicalismo -tanto de los que respaldan al actual régimen como de los que lo adversan- el que establezca el camino que ha de seguir Miranda.

"Hay personas a las que por lo visto les gustaría que nosotros le hubiésemos dicho a Chávez una grosería, pero ese no es el espíritu que nosotros tenemos en Miranda y no va a ser ese el espíritu. Porque nosotros nos debemos a la mayoría que quiere paz (…)", indicó.

Con respecto al discurso de cierre del presidente Chávez, el gobernador de Miranda estima que empleó un tono conciliador, con muchos llamados a trabajar juntos en un ambiente de respeto. Espera que el discurso no se quede en simples palabras, al tiempo que recordó que "el respeto tiene que ser bilateral. No unilateral".

Si bien Capriles puso en evidencias las profundas diferencias conceptuales que separan a su visión del poder popular de la que tiene el gobierno de Chávez y el PSUV, dijo que para la próxima reunión del CFG, que tendrá lugar a finales de junio, acudirán con un conjunto de propuestas y proyectos, con la expectativa de crear una agenda de trabajo común.

"Siempre voy a ser optimista, y a tener la buena disposición de buscar espacios para el diálogo. No ha sido en Miranda donde desde hace más de un año se han cerrado los espacios de diálogo" concluyó.

No hay comentarios: