martes, 22 de julio de 2008

Venezuela se lanza a construir una empresa para autoabastecerse de Papel.

El índice de consumo del papel en el mundo ha venido ascendiendo a niveles extraordinarios, para Greenpace, se estima que tal incremento continuará en las próximas décadas. A comienzos del Siglo XXI, el consumo global de papel se calculaba en 300 millones de toneladas anuales, en el año 2005 es cifra había aumentado a 366, y se espera que para el año 2020 alcance los 566 millones.

El 30 de agosto, aparece una noticia en la web oficial de Greenpace - Argentina, que destaca la información que se menciona en el párrafo anterior y que además afirma que Suramérica es la “región prioritaria para la expansión de la producción de la llamada pulpa de mercado. Las condiciones climáticas y la disponibilidad e tierras y aguas, añadidas a condicoines económicas sumamente atractivas, aumenta en forma creciente el interés de grandes corporaciones del papel para realizar proyectos en la región”. (www.greenpace.org/argentina/)

Bajo el principio que Suramérica es una región prioritaria, es lógico y coherente que Venezuela se lance en la aventura de crear una empresa para satisfacer la demanda del papel, no sólo en Venezuela, sino también con la opción de importar. El Presidente Hugo Chávez, en su programa Aló Presidente número 293 en ciudad Piar, Estado Bolívar, anunció el inicio de los trabajos en Macapaima, ubicada al norte del río Orinoco, en el Estado Anzoátegui, de la Empresa Básica EPS Pulpaca, la cual estará en pleno funcionamiento para el 2010.

Según la firma Horwarth Venezuela, en su web, señala que la inversión del Ministerio del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería (MIBAN), es de unos 1,2 millardos de bolívares, pudiendo generar un total de 450 empleos directos y otros 1700 empleos indirectos. El diario En Oriente, en su web, publica el 25 de abril del 2007, se anuncia los pasos parar el inicio de la construcción de la planta de Pulpa y Papel, entre los cuales, está el acuerdo con los trabajadores de respetar la Contratación Colectiva del Sindicato de la Construcción y Maquinaria Pesada, activar la Contraloría Social y la integración de las mujeres, además el compomriso de que los trabajadores recibirán formación en la Escuela para la Vida Comunitaria, que contempla el aprendizaje sobre el papel y la reutilización.

En un país como el nuestro, donde el tema del papel se ha convertido en un elemento que afecta el precio de las impresiones de libros y textos, por los altos costos de impresión, que no son competitivos con los de otros países, esta propuesta, aún cuando para el 2010 es que se prevé su activación, es una solución, que pudiera resultar provechosa, siempre y cuando se garantice a través del acceso al papel nacional, la producción nacional, con libertad, pluralidad e igualdad.

En Venezuela el mercado del papel, se concentra en la empresa Manpa, al respecto la única estadística que he podido conseguir al respecto, me remonta al año 2003, mediante la cual se evidencia un dominio de Manpa en el mercado:

Para el año 2003 Manpa ocupa el 80% de la participación del mercado de Bobinas, 36% son importaciones y sólo el 4% era Venepal.

Ese mismo año se registra que Manpa ocupa el 68% del mercado nacional de Resmillas, el 17% son importaciones y el 15% era Venepal.

Igualmente, el último dato es que Manpa ocupa el 65%, el 11% COPACO, 7% CODEIGRA, etc…

Estos datos se pueden conseguir en la Resolución Nº SPPLC/0043-2004 del 21 de julio de 2004, de Procompetencia caso: Pro-Competencia vs Manufactura de Papel, C.A. (MANPA) SACA.

Importante resulta es que la crisis que se ha generado en Invepal, luego de la transformación que se hizo al cerrar Venepal y transformarla de manera cogestionada en Invepal, lleva a pensar que ese pequeño mercado que ocupaba la entonces empresa del Estado, pudo haber sido asumido por MANPA, o simplemente la importación creció un poco más en nuestro mercado.

La dependencia a precios internacionales del papel, que ha mostrado importantes incrementos y las restricciones en las divisas en Venezuela vía Cadivi o Milco, son elementos que sin duda perturban cualquier iniciativa que tomen las Editoriales del sector privado en Venezuela.

No hay comentarios: