sábado, 21 de diciembre de 2013

El diálogo entre dos modelos de organización política.

Los resultados electorales del 8 de diciembre 2013 y la complicada realidad económica del país se unen en una ecuación que impone al gobierno nacional la necesidad de bajar las tensiones políticas en las relaciones entre el poder nacional con los poderes estadales y locales representados por gobiernos de la Unidad.

Esa reunión convirtió las pantallas de televisión en “vitrinas” para exhibir lo que es el diálogo entre autoridades locales, estadales y nacionales legalmente electas, pero que representan visiones políticas muy diferentes.   Esa “vitrina” permitió que una generación de venezolanos pudieran ver, por primera vez, un diálogo político dentro de un marco de respeto y de reconocimiento mutuo. 

Todos los venezolanos fuimos testigos que allí se plantearon temas esenciales y básicos sobre los cuales hay necesidad de debatir para construir consensos, reconociendo a tal fin la diversidad.  Allí se planteó el reconocimiento a las autoridades locales, advirtiendo por ejemplo sobre el Plan de la Patria como visión única de desarrollo impuesto desde el poder central; se puso en agenda el tema del presupuesto nacional y su impacto en el situado constitucional, así como también, se planteó el acceso de los gobiernos locales a los recursos nacionales y el problema de las instancias paralelas en algunos municipios.

Hay que reconocer, que el diálogo se da en el marco de un tejido legal, que aún siendo cuestionable constitucionalmente, en la práctica impone la Comuna, primero como una entidad local, similar a una parroquia, conforme a la Ley Orgánica del Poder Público Municipal; segundo, como actor local en instancias como por ejemplo el Consejo Local de Planificación Pública y tercero, como una entidad que goza de una particular autonomía frente al Municipio, pero que está sometida al control directo del poder central.

Si retrocedemos 34 años y comparamos nuestra realidad presente, tal vez tengamos la sensación –frustrante- que no avanzamos como sociedad, es más pareciera que retrocedemos. En 1989 había una inflación que llegó a 81%[1] y una crisis política profunda que deterioraba las bases de la democracia y que condujo a los hechos políticos posteriores que todos ya conocemos.  Hoy la inflación sigue siendo un grave problema, es un misterio porque cierra el año 2013 y aún no se conoce, y sin hablar de la realidad política, que es grave, pues desde lo local se impone un cambio de modelo político significativo con impacto cualitativo en las libertades individuales.

Los resultados electorales de 1989, reiteran la necesidad de fortalecer el compromiso de Unidad.    Hace 34 años, en la primera elección, AD, COPEI y el MAS concentraron en sus dirigentes electos la representación de los gobiernos locales.  El diálogo con el Presidente evidenció, porque así lo impuso el protocolo, que en los gobiernos locales hay representación de diversos partidos políticos, pero que individualmente no representan una importante fuerza electoral per sé, si lo vemos desde la óptica nacional, más no desde la óptica local, frente a los electores que votan por la revolución.

Tan solo comparemos los logros electorales de AD que en el año 1989 ganó 100 alcaldías y Copei 80 con el triunfo de la Unidad 34 años después, que como coalición logró alcanzar 76 alcaldías.   Por lo tanto no hay duda alguna, que la Unidad es la vía para seguir la ruta hacia la democracia.  Pero en esa ruta, es necesario reconectar los partidos con los asuntos propios de la vida local para contribuir a alimentar la ciudadanía y con ella fortalecer la democracia.  Es necesario redefinir el rol de los partidos en la sociedad.

La “vitrina” de ese diálogo favoreció al Presidente porque impuso una imagen del Presidente hablando con la pluralidad de partidos, opacando que realmente el Presidente legalmente electo, habló con representantes legítimamente electos bajo una coalición llamada Unidad.

Llegó el momento de replantear el Municipio, la Unidad debe ser el espacio para construir y desarrollar el consenso sobre la visión del Municipio a través del cual se puede construir la “vitrina” que nos permita nuevamente como sociedad entender y comprender el valor de la Democracia.  

Esta tarea es una necesidad, no podemos obviar y menos subestimar que por primera vez la “vitrina” nos mostró actores políticos de dos modelos distintos, que hoy pueden o necesitan “coexistir” pero ¿hasta cuándo?.

Carlos Romero Mendoza.


[1] Marta Sosa, Joaquín. Venezuela 1989-1994. Cambios elecciones y balas. Nueva Sociedad No. 24. Marzo-Abril 1993. Pp 6-10. Online en: http://www.nuso.org/upload/articulos/2214_1.pdf

martes, 17 de diciembre de 2013

Una mirada al Consejo de Gobernadores, Alcaldes y Concejales socialistas.

Entre las primeras decisiones del Presidente Maduro estuvo la creación de las Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral (REDI)[1] y ahora, luego de juramentarse los alcaldes oficialistas, tienen una primera reunión con el Presidente, y en ella se anuncia la creación del Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes Bolivarianos de la Patria y el Socialismo, a través del cual, se introduce un modelo en el cual se fortalece la figura de las REDI en el diseño político del Estado.

El Presidente Maduro al anunciar la creación de este Consejo Nacional, advierte que el mismo se convertirá en el espacio de coordinación entre los gobiernos estadales y municipales con las REDI[2].  En el mismo anuncio, el Presidente propuso la elección de un coordinador por estado para trabajar con los ministros de las siete Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral (REDI) como complemento a las funciones del Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes Bolivarianos[3].

Adicionalmente, también se anunció la creación de una instancia llamada Órgano Superior de Coordinación de Gobierno, que según dicen distintas notas de prensa, serán creados en cada estado, con el fin de coincidir, en ese espacio, las direcciones nacionales de todos los ministerios por estado, el gobernador y el alcalde para trabajar en coordinación con el gobierno nacional.  

Esta instancia de coordinación nacional, que en principio excluye a los Alcaldes y Concejales electos por la Unidad, servirá de impulso para perfeccionar los métodos de planificación y dirección del gobierno, además de fortalecer las misiones existentes[4].  Estos dos objetivos mencionados están inlcuidos en el Plan de la Patria y por lo visto, el Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes es o será uno de los responsables en el desarrollo de los mismos.

El Plan de la Patria cuando habla del Sistema Federal de Gobierno, plantea que el mismo será desarrollado mediante la participación protagónica del Poder Popular en las funciones de gobierno comunal y en la administración de los medios de producción de bienes y servicios de propiedad social; ello lo conseguirá vía la transferencia de bienes, servicios y competencias de los distintos Poderes Públicos a las comunidades organizadas con el Consejo Federal de Gobierno como facilitador del control y coordinación de las acciones del gobierno central en el desarrollo regional bajo los principios socialistas.  No hay mención de los municipios y menos aún de los estados.

El Consejo Federal de Gobierno pareciera quedar reducido a convertirse en una instancia que sólo impulsará el poder popular a través de la asignación de recursos del Fondo de Compensación Interterritorial, y de los planes anuales de transferencia de competencia desde el poder público estadal y municipal a los órganos del poder popular, según el Decreto Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y otras Atribuciones.

El Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes pareciera surgir como una instancia política de coordinación entre distintas entidades políticas territoriales paralela al Consejo Federal de Gobierno.  De esta manera, se expropia al Consejo Federal de Gobierno de su responsabilidad constitucional sobre las políticas públicas para el desarrollo de las regiones, la cooperación y complementación de políticas e iniciativas para el desarrollo de las distintas entidades públicas y territoriales.

Esta decisión del gobierno central de crear esta instancia de coordinación nacional, pareciera advertirnos que a corto plazo el gobierno irá impulsando la regionalización política, como forma de control sobre el poder de los gobiernos estadales, mientras que el proceso de construcción del diseño comunal continuará progresivamente de detrimento del Poder Público Municipal, pero también con una mayor presión desde las REDIS.  
Carlos Romero Mendoza.




[1] Romero Carlos. Conociendo las competencias de las REDI.  04 de mayo 2013. Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/05/conociendo-las-competencias-de-las-redi.html
[2] Romero, Carlos.  La regionalización del país. 31 de agosto de 2013.  Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/08/la-regionalizacion-del-pais-para.html
[3] AVN.  Presidente ordena conformar Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes.  17 de diciembre 2013. Online en: http://www.avn.info.ve/node/211417
[4] PSUV.  Creado Consejo Nacional de Gobernadores y Alcaldes por la Patria y el Socialismo. 17 de diciembre 2013. Online en: http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/creado-consejo-nacional-gobernadores-y-alcaldes-por-patria-y-socialismo/

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El Municipio en el Plan de la Patria.

Se anunció que la Asamblea Nacional aprobará el Plan de la Patria como ley de la República el martes 3 de diciembre de 2013[1]. El anuncio es parte de la campaña electoral, es un mensaje a los candidatos a Alcaldes y Concejales de la Unidad, y una clara estrategia que intenta desmotivar a un sector importante de electores.

No sorprende que las palabras alcalde, alcaldía, concejos municipales, concejales e incluso descentralización, están ausentes en el extenso contenido del Plan de la Patria presentado por el Presidente Chávez[2].  

En ese programa presentado por el Presidente Chávez, el Municipio aparece en varias oportunidades –no muchas-, en un primer caso aparece cuando se mencionan los proyectos que se van a desarrollar, por ejemplo, cuando menciona al municipio Guaranito como eje central para impulsar el Plan de Desarrollo Agrícola en Protuguesa y Barinas; así mismo, lo hace cuando menciona al municipio Libertad en Anzoátegui, donde se propone poner en marcha y rehabilitar un matadero frigorífico, así como estos hay algunas otras menciones.

En un segundo caso, se mencionan a los Municipios como beneficiarios de programas como la gran misión A Toda Vida, en la creación de Salas Libro-Lectura en cada municipio de Venezuela, de fiscalias municipales y de Casas Judiciales Penales en cada municipio, donde encontraremos la mediación a través de la Justicia de Paz Comunal.

Un tercer caso, es la mención al Municipio como actor local, aún cuando no hay un reconocimiento formal y expreso, el objetivo 2.3.2 mencionaba que las instancias locales, es decir los municipios, deben transferir competencias a comunidades organizadas, organizaciones de base y demás instancias del poder popular, a los fines de restituir el “poder pleno al pueblo soberano”.

En ese sentido, el objetivo 2.5.3.1 proponía  planificar y ejecutar la transferencia de competencias a las Comunas, consejos comunales, mesas técnicas de servicios, a los movimientos de pobladores, pueblos indígenas, a los consejos de trabajadores y trabajadoras, de motorizados y motorizadas, de estudiantes, en materia de vivienda, deportes, cultura, programas sociales, ambiente, mantenimiento de áreas industriales, mantenimiento y conservación de áreas urbanas, prevención y protección comunal, construcción de obras y prestación de servicios públicos, entre otros.

Estos dos objetivos mencionados exigen la aplicación del Decreto con rango, valor y fuerza de Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y otras atribuciones, publicado en Gaceta Oficial el 15 de junio del 2012[3], en cuyo contenido ordena a las autoridades locales presentar un Plan anual de Transferencia.

Sobre esta materia la Constitución Nacional pareciera señalar que las asociaciones de vecinos como expresión de comunidad organizada y con autoridades que esté debidamente legitimadas, pueden asumir también transferencias, por lo tanto, no sólo el Poder Popular[4]. Es importante no olvidar que la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, autoriza a los Concejos Municipales para que dada determinadas condiciones recuperen las competencias que han sido transferidas.

El cuarto caso, es una mención indirecta y sucede en materia de Planificación, el objetivo 2.5.3.3 establece que será a través del Consejo Federal de Gobierno que se promoverá un sistema de planificación para el desarrollo territorial y productivo de la Nación, a tal fin cumplirá su función el Sistema Nacional de Planificación Pública y Popular. Recordemos que el Consejo Local de Planificación Pública, en el caso municipal, es parte integrante de ese Sistema Nacional de Planificación y por ahí podría venir el llamado Plan de la Patria Municipalizado.

Esa Planificación para el desarrollo territorial productivo de la Nación, a la que hace mención el objetivo 2.5.3.3, debe realizarse mediante el desarrollo de los Distritos Motores de Desarrollo, así como la elaboración de sistemas de gestión compartidos, en función de garantizar el mantenimiento de la vialidad, el saneamiento ambiental y la infraestructura social en todo el territorio nacional.

Este objetivo debe ser vinculado con el anuncio de la discusión en la Asamblea Nacional de la Ley Orgánica de Ordenación y Gestión Territorial[5]. Es importante no olvidar, que esta Ley fue aprobada en el año 2006 en Gaceta 5.820 y rápidamente derogada en el 2007 bajo la Gaceta 38.633.  Desde agosto 2013 pareciera que se ha impulsado la consulta pública de este proyecto de Ley, que según nota de prensa, resulta ser una versión mejorada y actualizada de la Ley promulgada en el 2006[6].

Es importante acotar, que el Programa presentado por el Presidente Chávez no coincide completamente en su contenido con el documento que se presenta a la Asamblea Nacional, hay cambios importantes, pero en esencia se mantienen los aspectos mencionados bajo otra enumeración[7], un ejemplo es que se agrega la mención de una guerra económica, entre otros aspectos, todos orientados a fortalecer el Poder Popular.

El Municipio es una amenaza para el esquema Comunal, porque es allí donde podemos comprender mejor el valor de la democracia.  Hasta ahora lo único que podemos hacer como ciudadanos, en lo inmediato, para frenar este aparente avance, es participar sin miedo y utilizar el voto directo, secreto y universal como la herramienta idónea para opinar, expresar y cívicamente defender la democracia a través del Municipio y sus nuevas autoridades.  No participar es facilitar el camino al Socialismo.


Carlos Romero Mendoza.










[1] Asamblea Nacional. AN aprobará Plan de la Patria como Ley el martes. 29 de noviembre 2013. Online en: http://www.asambleanacional.gob.ve/noticia/show/id/5940
[2] Chávez Corazón de mí patria.  Programa de la patria 2013-2019. Recuperado el 2 de diciembre 2013. Online en: http://blog.chavez.org.ve/programa-patria-venezuela-2013-2019/
[3] Romero, Carlos. Una mirada al Decreto de Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras atribuciones. Estado-Ley-Democracia. 20 de junio de 2012. Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2012/06/una-mirada-al-decreto-de-gestion.html
[4] Romero, Carlos.  Sujetos de trasnferencia y reforma del reglamento del Consejo Federal de Gobierno. Estado-Ley-Democracia. 02 de septiembre 2013.  Online en: http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2013/09/sujetos-de-transferencia-y-la-
[5] Informe21.com. Ley de Ordenación Territorial limitará propiedad privada. 18 de noviembre 2013. Online en: http://informe21.com/economia/ley-de-ordenacion-territorial-limitara-la-propiedad-privada
[6] Aragua-Aldea-girardot.blogspot.com.  Ley Orgánica de Gestión y Ordenación Territorial. Recuperada el 28 de noviembre de 2013 online en: http://aragua-aldea-girardot.blogspot.com/2013/08/ley-organica-para-la-gestion-y.html
[7] Asamblea Nacional.  Plan de la Patria 2013-2019. Recuperado el 2 de diciembre 2013. Online en: http://www.asambleanacional.gob.ve//uploads/botones/bot_1e23c069da56ac2ef7ab85d8eb62cf9f066aff4c.pdf

¿Hay algo llamado Democracia Comunal?

Transcurría el mes de enero del año 2009 cuando el entonces Presidente Chávez, en un acto de juramentación de integrantes del Poder Comunal  como promotores del SI para la consulta sobre la Enmienda Constitucional, advirtió que la Democracia Comunal era la vía para impulsar la revolución y la presentó como la democracia del poder popular[1].

En noviembre 2013 Nicolás Maduro señala en un acto público que es necesario consolidar la Democracia Comunal.  Para el Presidente Maduro, esa nueva democracia tiene dos elementos: el gobierno de calle y el gobierno comunal.[2]

Por Democracia Comunal debemos entender, según el sociólogo Boliviano Feliz Patzi, aquél sistema alternativo a la democracia liberal, que en términos generales quiere decir que representantes elegidos en forma rotativa, no son elegidos para su deliberación y decisión, sino para expresar la deliberación y la decisión de la colectividad a la que representan.”[3]

En la Democracia Comunal el representante “no es de ninguna manera el designado para mandar sino simplemente para organizar el curso de la decisión común y coordinar con otros, pasos concretos hacia objetivos colectivos.
[4]” Por lo tanto afirma Patzi que la representación existe sólo para expresar y viabilizar las decisiones colectivas.

Por lo anteriormente expuesto, se desprende que en la Democracia Comunal no hay delegación de la soberanía, el ciudadano la ejerce directamente a través de las Asambleas, que son los espacios por excelencia deliberativos y de decisiones.  Advierte Patzi que los representantes no son elegidos en este sistema a través del sufragio universal, sino de manera directa. [5] Las decisiones en este sistema son siempre en colectivo.   

Los aspectos mencionados sobre la representación y el ejercicio directo de la soberanía se pueden apreciar y experimentar claramente por ejemplo, en el diseño de los Consejos Comunales, los Consejos Educativos y en las denominadas Comunas.

Resulta importante destacar que en el diseño de esa Democracia Comunal, Patzi nos señala que el estado central sólo debe transferir recursos económicos a las entidades locales que existen y que se autogobiernan con autonomía en economía, gestión política, gestión jurídica y cultural.[6]    

Precisamente esta relación entre la entidad local y el estado central pareciera estarse diseñando cuando se evalúa, por ejemplo, la distribución de recursos por parte del Consejo Federal de Gobierno.. Se pone en duda la autonomía en del diseño de las Comunas como entidades locales previstas en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal.

En la explicación sobre la Democracia Comunal, el sociólogo Boliviano, señala que existen empresas comunales, creadas principalmente por estas autoridades locales, y que bajo este sistema sólo hay dos tipos de empresas, aquellas que realizan el trabajo en sus propios talleres con compartimiento de una tecnología común y las que realizan el trabajo colectivo dentro de una empresa comunal.  

En este tercer sistema, existe una Justicia Comunal, que se inspira de las costumbres propias o debates en asamblea en cada entidad territorial local, y que es generadora de un sistema jurídico comunal sin intermediarios.  Si analizamos el diseño Comunal, allí aparece una Justicia Comunal, que en el diseño actual no es otra cosa que la Justicia de Paz expropiada al Municipio.

Para Giovanni Sartori este tercer sistema, es una micro-democracia de alcances mínimos.   En esencia el diseño de Democracia Comunal que presenta Patzi, se adecua casi en su totalidad al diseño del Estado Comunal basado en las Comunas que plantea el recién aprobado Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación, conocido como el Plan de la Patria.

Frente a este diseño el 8 de diciembre 2013 se presenta la Democracia Local, que reivindica la legitimidad de las autoridades a través del voto directo, secreto y universal, que exige liderazgo político para ejercer la representación política adecuada, así como la defensa constitucional de la Democracia desde el ámbito local; y que se expresa a través del Municipio y sus instituciones con un diseño legal que garantiza una relación cercana entre Estado-Ciudadano soportada en un equilibrio perfectible entre representación y participación como herramienta de inclusión.  

Esa relación del ciudadano con el Municipio es la única oportunidad real e inmediata que tenemos de experimentar, vivir y valorar el alcance de la democracia desde lo local.  Mientras la Democracia Local garantiza con más o menor autonomía, nuestra condición de ciudadanía, la Democracia Comunal, sólo nos reconoce como simples habitantes de un colectivo. 

Carlos Romero Mendoza.



[1]Chávez sostuvo que la democracia comunal es el motor de la Revolución. 07 de enero 2009. Online en: http://www.aporrea.org/actualidad/n126693.html
[2]Spanish.People.cn. Maduro llama a consolidar proyecto de democracia comunal en Venezuela. 26-11-2013. Online: http://spanish.peopledaily.com.cn/31617/8466915.html
[3] QUISPE ALVARADO, David.  Consideraciones sobre la Democracia Liberal y Comunal.  Recuperado el 2 de diciembre 2013. Online en: http://www.ifeanet.org/temvar/SIII-ANTSC15.pdf
[4] Idem.
[5] Felix Patzi. Tercer Sistema. Recuperado el 2 de diciembre 2013.  Online en:  http://felixpatzi.tercersistema.org/Home/tabid/56/EntryId/1/Tercer-Sistema.aspx