domingo, 4 de septiembre de 2011

LA COMUNA PARA ALEXIS TOCQUEVILLE

El libro La Democracia en América de Alexis Tocqueville, es una obra clásica de pensador, político, jurista, e historiador francés Alexis Tocqueville (1805-1859) en la que describe lo que observó en los Estados Unidos y su organización social y política, cuya primera publicación data del año 1835. Esta obra presenta un capítulo V en el cual al tratar de desarrollar el estudio sobre la forma de organización compleja de los Estados de la Unión, inicia su camino describiendo lo que encuentra allí bajo la figura de la Comuna.

Veamos en esta entrega lo que observó Tocqueville, luego en la siguiente las características de esa comuna en los Estados Unidos y una tercera entrega lo que concluye Tocqueville cuando relaciona la comuna con el Estado. Inicia el estudio identificando que la vida política o administrativa de la Unión norteamericana se concentra en tres centros de acción: la comuna, el condado y el Estado y entonces inicia su observación en forma ascendente desde la base identificada como la comuna hasta llegar al Estado.

Advierte el autor que la Unión norteamericana es tan compleja que la comuna no está organizada de la misma manera en todas partes, incluso tampoco lo está el condado. Pero aún así la conformación de estos centros de acción fueron presididos por los mismos principios.

Para Tocqueville la idea que descansa tras la organización tanto del condado como de la comuna es la siguiente: “cada uno es el mejor juez en lo que se relaciona consigo mismo, y el más capacitado para proveer a sus necesidades particulares.”

Tocqueville observa que a lo largo de Estados Unidos no hay comunas y menos vida comunal que sea idéntica, a tal punto que sostiene que mientras más se baja hacia el sur de ese país la vida comunal se hace menos activa: la comuna tiene menos magistrados, menos derechos y deberes; la población no ejerce en ella una influencia tan directa en los asuntos y las asambleas comunales son menos frecuentes y se extienden menos.

En ese viaje identifica la comuna Nueva Inglaterra como aquella donde más desarrollo ha conseguido la vida comunal, en ella las instituciones comunales forman un conjunto completo y regular; son antiguas, fuertes más por influencia de la costumbre que por la influencia de la ley; y es allí donde más influencia se ejerce sobre la sociedad entera. Esa comuna Nueva Inglaterra representa un término medio entre el cantón y la comuna en Francia, señala Tocqueville.

La comuna nace con la soberanía, Tocqueville nos indica que el principio de la soberanía domina toda la organización angloamericana; por ello donde hay hombres que pueden reunirse hay comunas, por lo tanto las comunas existen en todos los pueblos, cualquiera sean sus leyes y sus usos. De hecho Tocqueville sostiene que es precisamente en el dogma de la soberanía donde reposa la base de la libertad comunal y reitera en ese capítulo que es en la comuna donde reside la fuerza de los pueblos libres, afirmación está que nos la ilustra de la siguiente manera:

“Las instituciones comunales son a la libertad lo que las escuelas primarias vienen a ser a la ciencia; la ponen al alcance del pueblo; le hacen paladear su uso pacífico y lo habitúan a servirse de ella.”

Pero advierte el autor, que en ese diseño de las comunas, las pasiones pasajeras, los intereses del azar de las circunstancias pueden darle forma externa de indepencia pero que el despotismo concentrado en el interior del cuerpo social tarde o temprano reaparece en la superficie. Si bien Tocqueville no consigue antecedente a esa figura de la Comuna y reconoce que Inglaterra siempre reinó sobre las colonias, pero que el pueblo siempre es el que ha dirigido los asuntos comunales, por lo tanto concluye que la soberanía del pueblo en la comuna es, no sólo un estado antiguo, sino un estado primitivo.

Es fácil, sostiene el autor, que un pueblo pueda reunir grandes asambleas políticas, pues siempre hay hombres en su seno, pero que logren alcanzar la independencia total y por ende hablar de libertad comunal, es algo raro, además de ser una realidad muy frágil. Al respecto se afirma que mientras que la sociedad vaya preparándose y culturizándose mucho más, se va haciendo cada vez más complicado alcanzar la independencia de las comunas, en este sentido Tocqueville afirma:

“Una sociedad muy civilizada tolera con dificultad los ensayos de la libertad comunal; se rebela a la vista de sus numerosos extravíos, y desespera del éxito antes de haber alcanzado el resultado final del experimento.”

En este mismo orden de ideas, Tocqueville sostiene que la libertad de las comunas, entre todas las libertades que existen, es la más expuesta a las invasiones del poder. Las instituciones comunales si no han logrado hacerse fuerte a través del tiempo y de la costumbre, no podrán luchar contra un gobierno emprendedor y fuerte; importante es señalar que para el autor la libertad comunal rara vez se crea, no es fácil que surga, y cuando nace en cierto modo es por sí misma, y advierte Tocqueville que al hacerlo se desarrolla casi en secreto y en el seno de sociedades semibárbaras.

Como lo indiqué la observación que hace Tocqueville es que la acción continuada de las leyes y en especial de la costumbre, las circunstancias y sobre todo el tiempo, son los elementos que logran consolidar la comuna y sostiene que aún en Europa no se conoce ninguna. Si bien nos dice que muchos gobernantes europeos quisieran construir o alcanzar lo que se denomina el espíritu comunal, porque es un elemento esencial para el orden y la tranquilidad pública, pero producirlo, que impone la creación de una comuna independiente y libre, es además de complejo un gran riesgo porque mientras esa comuna sea más fuerte y más independiente, mayor es el riesgo de fragmentar el poder social y exponer al Estado a la anarquía.

Carlos Romero.

Fuente:
TOCQUEVILLE, ALEXIS. LA DEMOCRACIA EN AMERICA.  Capitulo V
Googlesite.alexistocqueville-lademocraciaenAmerica.doc.

No hay comentarios: