domingo, 4 de septiembre de 2011

Cómo describe Alexis Tocqueville a la Comuna.

Alexis Tocqueville, cuando nos describe las Comunas en su obra La Democracia en América de 1835, nos presenta su observación de la Comuna Nueva Inglaterra, por ser ella la más antigua pero también la más desarrollada. En su estudio advierte que a lo largo de la Unión norteamericana no hay comuna alguna que sea idéntica unas a otras, e incluso que mientras más se va hacia el sur, menos fuerza va teniendo la figura de la comuna.

Veamos las características que Tocqueville encontró en esa comuna de Nueva Inglaterra:

-Población: se compone en general de dos a tres mil habitantes, y se advierte que mientras menos habitantes, es más fácil garantizar los mismos intereses en ellos y además será lo suficientemente poblada como para que se esté seguro de encontrar en su seno los elementos de una buena administración.

-Representación: la mayoría obra por medio de representantes sólo cuando se deben tratar los asuntos generales del Estado. Advierte Tocqueville que en la comuna la ley de representación no es admitida; de hecho, pone como ejemplo que no hay consejo municipal, y que el cuerpo electoral, después de haber nombrado a sus magistrados, los dirige por sí mismo en todo aquello que no es ejecución pura y simple de las leyes del estado.

Funciones Públicas: Tocqueville encontró en su observación 19 funciones principales en las comunas, de carácter obligatorias para todos los habitantes, so pena de multa. Destaca el autor que la mayor parte de esas funciones eran retribuidas, a fin de que los ciudadanos pobres pudieran consagrar su tiempo sin sufrir perjuicios por ello. Por último, nos señala que en el sistema norteamericano no había una remuneración fija, sino que por el contrario, cada acto de su función tenía un precio y eran pagados en proporción a lo que hacían.

Select men. Son llamados así el pequeño número de individuos electos cada año en quienes se concentra los poderes administrativos. Nos dice el Tocqueville que las leyes generales del Estado han impuesto esta figura, las cuales operan sin necesidad de la autorización de sus administrados y por lo tanto no pueden sustraerse a ellos sin comprometer su responsabilidad personal, para entenderlo mejor, nos explica en el texto:

“La ley del Estado les encomienda, por ejemplo, formar, en su comuna, las listas electorales. Si omiten hacerlo, son culpables de un delito. Pero, en todas las demás cosas que están bajo la dirección del poder comunal, los select-men son los ejecutores de la voluntad popular, como entre nosotros el alcalde es el ejecutor de las deliberaciones del concejo municipal.”

La asamblea como forma de tomar decisiones. Explica Tocqueville que las reuniones comunales en principio sólo pueden ser convocadas por los select-men; pero aún así, y como una suerte de iniciativa ciudadana, con sólo 10 propietarios que deseen presentar un proyecto a la comuna para su aprobación y así, formulen por escrito una solicitud a esa convocatoria, los select-men estarán obligados a suscribirla, a convocarla y sólo tendrán derecho a presidir esa asamblea para la toma de decisión.

La toma de decisiones de proyectos comunales se hace en asamblea, al respecto Tocqueville nos pone un ejemplo: “Supongamos que se trata de establecer una escuela; los select-men convocan para cierto día, en un lugar indicado de antemano, a la totalidad de los electores; allí exponen la necesidad que se siente, dan a conocer los medios de satisfacerla, el dinero que hay que gastar y el lugar que conviene escoger. La asamblea, consultada sobre todos estos puntos, adopta el acuerdo, fija el lugar, vota el impuesto, y confía la ejecución de su voluntad en manos de los select-men.”

Elección en la Comuna: anualmente se eligen a los select-men, la asamblea comunal elige además a un gran número de magistrados municipales distintos para distintos cargos administrativos, a saber:

-Los unos, bajo el nombre de asesores, deben establecer el impuesto; los otros, bajo el de colectores, tienen la obligación de recaudarlo.

-Un oficial, llamado constable, está encargado de la policía, de vigilar los lugares públicos, y de velar por el cumplimiento material de las leyes.

-Otro, llamado escribano de la comuna, registra todas las deliberaciones y lleva nota de las actas del registro civil.

-Un cajero guarda los fondos comunales.

-Un vigilante de los pobres, cuyo deber, muy difícil de desempeñar, es hacer ejecutar la legislación relativa a los indigentes;

-Unos comisarios de escuelas, que dirigen la instrucción pública;

-Unos inspectores de caminos, que se encargan de todos los detalles de las vías públicas, y se tendrá la lista de los principales agentes de la administración comunal.

Advierte Tocqueville que la división de las funciones no se detienen aquí: se encuentran aun entre los oficiales municipales, comisarios de parroquias, que deben reglamentar los gastos del culto, inspectores de varias clases, encargados, unos de dirigir los esfuerzos de los ciudadanos en caso de incendio; otros, de velar por las cosechas; éstos, de zanjar las dificultades que pueden resultar con relación a las parcelas; aquéllos, para vigilar la medición de los bosques o inspeccionar los pesos y medidas.

Carlos Romero Mendoza.

Fuente:
TOCQUEVILLE, Alexis.  LA DEMOCRACIA EN AMERICA. Capitulo 5
googlesite.alexistocqueville-lademocraciaenAmerica.doc.