lunes, 13 de junio de 2011

¿Por qué debatir sobre las Comunas y los Municipios?.

El debatir sobre las Comunas y su relación con el Municipio o por el contrario la desconexión entre ambas, es un tema complicado porque supone entender y comprender el diseño de nuestro Estado, el contenido que al respecto desarrolla la Constitución y las leyes de la República, pero además nos impone la necesidad de revisar nuestro concepto de ciudad.

Hasta ahora conocemos la ciudad organizada y administrada en forma de Municipio, además, es precisamente en Municipio como la propia Constitución en su artículo 16 nos plantea que se organiza el territorio nacional; no existe en el país claridad en función de la figura de las Comunas y eso hace mucho más compleja la situación, pues su fisonomía -por así decirlo- puede ser tan variable como lo son los propios Consejos Comunales que en general no se han organizado geográficamente atendiendo a los criterios de catastro en el municipio, por lo tanto ello ya advierte sobre una nueva forma de delimitarse el territorio local en el supuesto que las Comunas se constituyan formalmente.

El debate ciudadano sobre las comunas y el municipio es para mí necesario y esencial porque veo allí una oportunidad para recuperar no sólo el vínculo ciudadano, en su condición de vecino con los asuntos locales y con las instituciones políticas que le son cercanas a su esfera de influencia; sino que además, permite informar a los vecinos y sensibilizarlos sobre los impactos que las Leyes del Poder Popular tendrán sobre el derecho al sufragio universal, directo y secreto; al derecho a participar libremente en los asuntos locales; sobre la autonomía local y sobre nuestras relaciones como ciudadanos con el Estado, con los otros vecinos y con el concepto de ciudad que hoy conocemos.

El debate ciudadano sobre las comunas y el municipio es esencial para lograr construir una visión compartida sobre el municipio que necesitamos; así como también, permite revisar el alcance de las entidades locales en ese diseño para poder entender que la presencia de la Comuna como una de esas entidades, sólo puede interpretarse como un hecho legislativo necesario para que la misma entre en la estructura del Poder Público Municipal, pero si nos adentramos en el análisis de su diseño, podemos entender que ello no justifica constitucionalmente su existencia.

La autonomía local debe ser el eje central de este debate ciudadano, porque próximamente vendrán las elecciones locales, y en ese marco debemos entender que el acto del sufragio universal, directo y secreto de ese evento electoral local representa la última expresión de autonomía que le queda al municipio como unidad política primaria frente al poder central; es más, no podemos esperar a que el CNE decida cuándo se realizarán estas elecciones locales, hay que unir voces del sector democrático y exigir con fuerza que ese proceso electoral de relegitimación de autoridades municipales se realice efectivamente porque de el depende el futuro de esta instancia político territorial que es la más inmediata al ciudadano.

En miras de unas elecciones municipales es esencial que el debate ciudadano contribuya a identificar y apoyar a quienes pongan su nombre como opción para ese proceso electoral local, además debe permitirnos como electores buscar en esos candidatos a los defensores del municipio, de nuestra ciudad y de nuestra propia historia como vecinos y como integrantes de una familia que tiene sus raíces en esa comunidad que hoy es parte de nuestro Municipio.

Es una tarea ineludible de los partidos políticos, de las autoridades electas localmente y de los dirigentes políticos y comunitarios en general, promover, impulsar y apoyar a lo largo y ancho del país el debate ciudadano sobre el municipio y su futuro; no se puede seguir subestimando o negando basados en la inconstitucionalidad, la existencia de las leyes del poder popular, no podemos seguir pasivos ante el deterioro de la autonomía local, son temas que necesariamente por su esencia deben estar en la agenda electoral, pero que no pueden esperar a una campaña electoral, pues el compromiso con la descentralización, con la participación ciudadana plural e incluyente y con la Constitución Nacional no debe y no puede condicionarse a la campaña electoral.

Carlos Romero Mendoza.

No hay comentarios: