sábado, 4 de septiembre de 2010

La cédula del buen vivir, ¿antecedente del trueque en Venezuela?

Paseando por el Facebook conseguí una invitación a suscribirme en el grupo del Club del Trueque en Argentina, y uno se sorprende cuando al explorar vía web sobre la figura del Trueque encontramos su presencia en países como España, Colombia, Ecuador, Chile, entre otros varios países, tan amplia es su presencia en el mundo que se habla de una Red Global del Trueque.


El Presidente Chávez anunció a finales de agosto de 2010 sobre la creación de una cédula “del buen vivir” con la cual se podrá comprar a créditos en biceabastos, esta declaración simbólicamente la hace desde una denominada Comuna identificada como Victoria Socialista, además en otro espacio también señalado como Comuna había hecho un llamado para que se activara la moneda comunal.

Esos llamados los hace el Presidente en medio de la campaña electoral parlamentaria y con un proyecto de Ley de Comunas que plantea la figura del Banco de las Comunas, como instancia responsable de la promoción y ejecución del sistema del trueque y de la moneda comunal. ¿Habrá alguna relación? ¿Tendrá relación con la tarjeta de racionamiento de alimentos cubano como advirtió Maza Zavala ?.

Analizando esas dos preguntas, encuentro en la web un blog denominado Basurillas, en la que hay un registro que cita al Diario Hoy de la Plata de fecha 22 de mayo de 2008 , en la cual se indica que indica que el Club del Trueque tuvo por finalidad crear un mercado protegido para aquellos que “no podían mantenerse a flote en el mar embravecido de la globalización económica”.

La nota destaca que en este sentido sobre el origen de este Club, que “primero se creó un sistema de saldo positivo o negativo, en una tarjeta, según se aportaba o se demandaban los productos.”

Luego explica la nota para entender mejor la operatividad de los clubes del Trueque que “por turno”, los socios ingresaban a un sector donde dejaban diversos productos como tartas, empanadas, pizzas, artículos de vestimenta y artesanía, lo que les permitía ir sumando los créditos en sus respectivas tarjetas de intercambio). Luego asumían un rol de consumidores, entraban en el sector y descontaban el consumo personal del saldo de la tarjeta.

“Más adelante, cuando otros grupos quisieron formar su propio club el sistema de las tarjetas resultaba impracticable por el trabajo que demandaría y por verse supeditado al primer club de Bernal, así que se propuso la edición de un vale de intercambio.”

El Club del trueque, es una organización de "prosumidores" , que es un término acuñado por el futurólogo Alvin Toffler, en su libro «La Tercera Ola» (1979, que define a las personas que son, a un mismo tiempo, productores y consumidores de bienes y servicio; que además está presente desde el 2008 en las normas que regulan la denominada economía popular.

En el caso de los clubes de trueque, este doble rol se materializa a través del intercambio productos y servicios mediante trueque multirrecíproco en donde no se emplea dinero ni trueque directo, sino unos vales llamados créditos.

Con esta información, es posible pensar que esta “cédula” puede constituirse en el elemento que formalice el trueque en Venezuela como un instrumento alternativo que contribuirá con la economía socialista comunal y que distraerá a un sector de la crisis económica que impacta al país.

Carlos R.

No hay comentarios: