viernes, 2 de julio de 2010

Guillermo Moron y otros opinan sobre Las Comunas.

Con fecha 02 de julio de 2010, El Impulso de Barquisimeto recoge varias opiniones sobre el tema de las Comunas.

Guillermo Moròn: Estructura ajena al país

Al ser consultado el Dr. Guillermo Morón, en su condición de historiador, acerca de la ley en el contexto histórico de la nación, fue muy enfático en su respuesta.

-La Constitución es muy clara: establece estados y municipios. La comuna es una invención del Presidente Hugo Chávez en su afán de trasladar a Venezuela la estructura político-administrativa de Cuba, donde, por cierto, no se ha logrado ningún objeto práctico. Allá hay una tiranía en la que manda el alto gobierno -es decir, Fidel y Raúl Castro- y el Partido Comunista.

Se está tratando de imponer una estructura ajena a la organización político-administrativa de la Constitución vigente y, en general, de todas las Constituciones desde 1811 hasta nuestros días, y también, de toda la estructura constitucional del Estado de Derecho monárquico de 300 años que estuvo regido por una magnífica Constitución, denominada las 7 partidas del Rey Don Alfonso X, del siglo 13, y por las leyes de Indias.

Durante los siglos XVII y XVIII, en Venezuela, refiere el Dr. Morón, los misioneros capuchinos fundaron los conucos comunales, los cuales fueron establecidos en torno a una misión, donde los indígenas conjuntamente con los misioneros sembraban los productos de la tierra (maíz, caraotas, yuca, ñame, papas y demás rubros), que consumía la misión.

Tal actividad está explicada en todos los documentos de esos tiempos y principalmente por Alejandro de Humboltd en su magnífico libro Viaje al Nuevo Mundo.
Ya en el siglo XIX y XX no existían, pero apareció otra práctica popular venezolana, que yo la viví durante mi infancia en los Andes, porque mi padre era campesino, se llamaba "el convite". Cuando una persona necesitaba arreglar su conuco, invitaba a los demás conuqueros para que le dieran una mano. Se reunían para trabajar en común sin, desde luego, quitarse la tierra. Y así en conjunto trabajaban un conuco, luego otro y así sucesivamente, porque predominaba entre ellos el sentido de la solidaridad del medio rural.

Esas son experiencias venezolanas de verdad.

-¿Cree conveniente la movilización de la población para pedir un referendo abrogatorio para esa ley?

-Por supuesto, debe no solamente reunirse para pedir que no se establezca esa ley, sino que ya es hora de aplicar el artículo 350 de la Constitución, cuyo texto es muy claro: "el pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos".

Ese artículo es clarito como el agua cristalina, añade. Así vemos que la intención de establecer en Venezuela un sistema malo, de carácter comunista, sin ser comunista siquiera. Porque no hay una concepción comunista en la cabeza del jefe del Estado y muchísimo menos en los sujetos que están en la Asamblea Nacional, que lo único que hacen es hablar tonterías porque lo que reciben escrito de Miraflores, inmediatamente lo aprueban. Por eso el pueblo los llama focas.

Alejandra González. Todos por Barquisimeto: Anarquía y angustia

Alejandra González, coordinadora de la organización no gubernamental Todos por Barquisimeto, expone que con esa ley se destruye la propiedad privada y el Estado, al mismo tiempo, se convierte en planificador de las actuaciones individuales, cortando las iniciativas para el progreso y desarrollo, base indispensable a fin de crear bienestar social.

Esta ley traerá anarquía, confusión en la convivencia, mientras el gobierno se supone, termine de eliminar las alcaldías y gobernaciones, en un mismo espacio, a un alcalde con un gobierno paralelo.

No toma en cuenta la voluntad popular de los venezolanos, manifiesta. Por el contrario, busca centralizar el poder, anular la participación que se ha ganado mediante los mismos consejos comunales y de las diferentes figuras que tienen a su cargo las gobernaciones y alcaldías.

En lugar de solucionar los problemas, se agravarán, asegura. El gobierno nacional asumirá de manera directa, pasando por encima de gobernaciones y alcaldías, la planificación presupuestaria de esas comunas. Significa para el Ejecutivo Nacional la concentración de un grupo, el llamado poder popular y está dirigido nada más a los adeptos de su tendencia política.

Es una mentira que se esté descentralizando el poder, añade. Lo que en verdad ocurrirá es la creación de un Estado dentro del Estado. Es, en otras palabras, un sistema paralelo de administración. Ahora las comunidades vendrían a ser las parroquias, las comunas. El municipio y el estado equivaldrían al estado comunal, que se establecerá para la construcción del socialismo.

A mi juicio, sostiene, no hay tal poder popular y no puede haberlo si su acción y organización dependerá de las directrices del poder central y también su financiamiento. El Presidente dirá cuáles comunas quiere y dónde serán creadas.

Dr. José Gregorio Zaá: Destrucción de las instituciones

Para el Dr. José Gregorio Zaá, especialista en materia municipal, la propuesta legislativa y gubernamental no sólo se circunscribe a esa Ley, por cuanto la misma será acompañada con el proyecto de Contraloría Social, la Ley del Poder Popular, la Ley de Economía Popular, la Ley Orgánica Federal de Gobierno y su Reglamento.

Estas constituyen, dice, las herramientas a través de las cuales el presidente Chávez quiere destruir las instituciones vigentes de la República y, además, implementar, vía legislativa, los 69 artículos presentados al electorado venezolano el 2 de diciembre del 2007 en el referendo de la reforma constitucional, rechazados de plano.

Esta Ley de Comuna violenta los artículos 2, 3, 4, 5, 6 y 7 del texto constitucional referidos a disposiciones que rigen a la nación venezolana, sostiene. Incorpora, inclusive, en la exposición de motivos de esta ley, conjuntamente con el contenido de las otras normas a los cuales he hecho referencia, definiciones, términos, conceptos e instancias, que no tienen cabida en la Constitución vigente, como por ejemplo los referidos a Distritos Motores de Desarrollo, Entidad Local Socialista, Estado Comunal, Parlamento Comunal, Banco de la Comuna.

Reitera, una vez más, que el fin de estas normas sometidas a la consideración de las focas que hacen vida en la Asamblea Nacional, es la implementación del socialismo, tal como lo define la ley de marras en su artículo número, el cual precisa el objeto de la entidad local socialista.

-¿Cómo podría explicarse la invocación de los artículos 158 y 173 de la Constitución en la exposición de motivos de esa ley?

-Ese es el atajo constitucional que las focas toman para fundamentar el proyecto de ley. El 158, que hace referencia al proceso de descentralización, el cual debe tomarse como política nacional con el fin de profundizar la democracia. Y en cuanto al 173 está relacionado con la facultad de los municipios de crear parroquias, conforme a las condiciones de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal conjuntamente con la Ley de División Político Territorial de cada uno de los estados. La creación y supresión de municipios corresponde a los órganos legislativos estadales, llamados Consejos Legislativos. Es así como los municipios tienen parroquias urbanas y rurales. En el mencionado proyecto se usurpa la norma constitucional y se le da una interpretación sesgada, para crear instancias intermunicipales distintas a las parroquias.

Además de los Distritos Motores de Desarrollo, incorpora las entidades locales socialistas que vendría a ser una especie de lo que se conoce como estados federados y se define a la entidad local socialista, como un espacio socio-territorial, conformado por la agregación de comunidades vecinas con potencialidades económicas comunes.

En otras palabras, se están creando estructuras político-territoriales que pudieran dar al traste con las que ya tenemos y contempladas en el artículo 16 de la Constitución.

Pedro Pablo Alcántara: Fraude a la voluntad del electorado

El profesor de historia Pedro Pablo Alcántara, aspirante a integrar la Asamblea Nacional por el Circuito Electoral Nro.1 de Lara, también fijó posición, en torno este artículo.

Con el fin de organizar la República, el territorio nacional se divide en los estados, distrito capital, dependencias y territoriales federales. Y el territorio se organiza en municipios.

La división político territorial será regulado por una ley orgánica (la del Régimen Municipal), que garantice la autonomía municipal y la descentralización político- administrativa.

Dicha ley podrá disponer la creación de territorios federales en determinadas áreas de los estados, cuya vigencia queda supeditada a la realización de un referendo aprobatorio en la entidad respectiva.

-¿Qué significación tiene ese contenido en relación con las comunas?

-Desde el punto de vista de la estructura de una organización político-territorial y económica, está violentando el artículo 16. Porque esta es una materia que sólo puede ser atribuida a la ley específica, la cual ya está dictada. Además, si se va a crear un territorio, sólo puede hacerse en las jurisdicciones de parroquias y municipios mediante la realización de un referendo aprobatorio. El presidente de la República, a quien el pueblo le negó la posibilidad de insertar el socialismo por la vía contrabandeada de las comunas, al insistir con este planteamiento y desarrollar el Plan Simón Bolívar, desconoce el referendo del 2 de diciembre del 2007. Ese resultado debe ser respetado escrupulosamente por todos los funcionarios públicos. En consecuencia, es un inmenso fraude contra la voluntad venezolana insistir, no solamente con la Ley de Comunas, sino con todos los instrumentos derivados de proyectos para una economía comunal, la incorporación de la figura del trueque para hacer intercambios económicos, la creación de distribuciones políticos territoriales para las cuales ya se han promovido las regiones militares gobernadas por militares y, luego, estas otras estructuras.

En el fondo, el gran timo que está haciendo el presidente de la República es desarrollar a toda carrera estas estructuras para justificar el inmenso despilfarro de recursos económicos con fines electorales que han caracterizado la actuación de Hugo Chávez, desde su última elección presidencial.

Pretende, a la falta de estructuras orgánicas que sigan las ideas fracasadas del modelo totalitario cubano, convertir en activistas pagados con recursos del Estado, obviando una experiencia negativa en cuanto al traspaso de recursos a los municipios sin contraloría de ninguna naturaleza, que en la mayoría de los casos han devenido en despilfarros incuantificables.

Estos instrumentos facilitan el enjuiciamiento del presidente de la República y los miembros de la Asamblea Nacional por violación de la Constitución.

Edgar Urbáez. Un proyecto imaginativo

Observa el economista y abogado Edgar Urbáez, quien por cierto vivió hace años en Cuba, que el aspecto que más le llama la atención del proyecto de las comunas es el de la planificación económica.

De llevarse a cabo la propuesta, dice, va producir a la larga una sustitución de los organismos de planificación de desarrollo del país, los cuales deben estar en concordancia con las líneas gruesas del plan de desarrollo de la nación.

Las comunas van a legislar según sus intereses y necesidades para elaborar sus planes de desarrollo, que no serán contradictorios con el plan de desarrollo nacional; pero, tendrán mucho que ver con el propio desarrollo inherente a su espacio geográfico.

Tendrán recursos mediante un banco que pueda echar adelante sus planes destinados a aquilatar o atornillar lo que el gobierno llama la propiedad social, la cual no existe.

Hay dos tipos de propiedad: privada y pública. En la primera cuando está en manos de particulares y la segunda, en las del Estado. La propiedad significa tener la virtud de la disposición y ésta se pierde en lo que el gobierno central llama la propiedad social.

Las comunas vendrían a producir deslizamientos de los órganos de planificación y de ejecución de los planes que existen actualmente, como los del Consejo Federal de Gobierno y el mismo plan general de desarrollo de la nación. Todo se va a reducir a lo que las comunas decidan que van a tener con sus respectivos financiamientos.
Pero, lo que no se ha advertido es que el modelo socialista de producción, que se pretende implantar, está agotado con la experiencia de lo que se llamó Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde la propiedad de los recursos básicos estaban en manos del Estado.

En Venezuela, desde hace muchísimos años, el sector minero petrolero ha sido administrado por el sector público dentro del modelo capitalista.

Pero, ir hacia un modelo socialista puro, está negado por la realidad, la ciencia y la tecnología, por los conceptos básicos de propiedad y menos aún de lo que se viene hablando de una economía basada en relaciones de intercambio con fundamento en el trueque, práctica imposible, porque no hay una economía con regreso a esa situación.
Es por ese motivo que la mencionada ley no va a pasar de unas cuantas páginas escritas para llenar un vacío de ideología comunista.

Si ese modelo fuera la solución, sin duda alguna, otros países estuvieran de nuevo adoptando ese modelo, pero no lo han hecho porque ha fracasado. El Presidente Chávez habla de un socialismo puro, que nunca pudo ser llevado a cabo, y de paso dice que ahora es que está leyendo el marxismo, que fundamentalmente niega la libertad de las personas, la producción de bienes y servicios, la libertad de acción y, por supuesto, el bienestar colectivo.

-¿Cómo podrían funcionar centenares o miles de bancos comunales?

-No es posible pensar un sistema financiero con incontables bancos para responder a la necesidad de la necesidad de cada comunidad, bajo la justificación de auto desarrollo. Sería una nación dividida, por ejemplo, en 800 mil o más parcelas. Ese sistema financiero sólo está en la imaginación del gobierno central y de hacerse, el país se trancaría frente a la economía internacional. Nosotros no podríamos intercambiar ni producir para el resto del mundo, mucho menos cuando estamos importando el 80 por ciento de lo que consumimos. Vamos a estar aislados y ese no puede ser el caso de Venezuela. Por lo demás, se pierde el carácter de la planificación del desarrollo nacional porque cada comunidad va a responder a sus intereses, que muchas veces son contrarios al interés de planificación nacional. El consumo tiene que tener respuesta en bienes y servicios.

-¿Se estaría haciendo de Venezuela un modelo basado en Cuba?

-Con el sector turismo, Cuba se ha abierto al capitalismo. Fidel Castro ha dicho que había una nueva clase que estaba naciendo en la isla, como es la del turismo. La respuesta está en la libertad de acción. China, que se proclamó comunista con Mao, tiene treinta años ya alrededor del capitalismo y ha incorporado al sector privado más de 200 empresas importantes teniendo hoy un mercado amplísimo. La respuesta no está en limitar la propiedad, sino ampliarla, porque es el sentido de la producción de bienes y servicios. Si se establecen metas de consumo a una sociedad, se elimina la libertad. Raya en la ignorancia estar buscando un modelo socialista puro que nunca existió.

Piero Trepiccione. Chávez buscará una nueva constituyente

Esta Ley de Comuna, que está integrada totalmente a la propuesta de reforma constitucional que presentó el Presidente Chávez en el 2007 y fue derrotada, violenta la Constitución y establece una especie de Para-Estado, es decir, un estado paralelo, señala el politólogo Piero Trepiccione.

La comuna, explica, implica el desmantelamiento tanto de las gobernaciones como de las alcaldías; es decir, ahora se van a crear bajo la figura del poder popular y de las nuevas geometrías del poder popular, instituciones, que van a tener una relación directa con la presidencia de la República y órganos del poder nacional.

Con el transcurrir del tiempo se le irán quitando los recursos a gobernaciones y alcaldías, para transferírselos a estas comunas, indica. Estamos viviendo el nacimiento de un nuevo Estado, desmantelando a las instituciones actuales mediante una sub-constitucionalidad, porque es un proyecto ideológico que fue rechazado y se ha venido implantando mediante un tramado legal, aprobado por la Asamblea Nacional.

Se trata de un nuevo orden institucional según los cánones del llamado socialismo del siglo 21, que cada vez se parece más al socialismo soviético e implantado hace medio siglo en Cuba, manifiesta. Está acorde con la reforma constitucional y con la visión ideológica del presidente de la República con sus colaboradores más cercanos.

Pienso que dentro de uno o dos años, el jefe del gobierno va a convocar una nueva asamblea constituyente, para adecuar la Constitución a ese Para-Estado, augura. Las leyes que se dictan deben adaptarse a la Constitución; pero, ahora será al revés.

Fuente:
http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=104886

No hay comentarios: