miércoles, 5 de mayo de 2010

Sobre la Comuna, habla Murga y Vecchio.

El Universal, con fecha 14 de febrero de 2010, destaca una declaración de Alfredo Murga, Presidente de la Comisión responsable en la AN de participación ciudadana, en la que señala:

Un nuevo modelo político, económico y social.

"Lo que buscamos es la construcción de otro modelo político, económico y social. En consecuencia, necesitamos un nuevo Estado. Y ese nuevo Estado es una construcción dinámica, viva, es parte de un proceso y por lo tanto no podemos definirlo con precisión. Lo mismo que el actual Estado capitalista. ¿Quién se sentó un día y dijo 'el Estado burgués será así'? Nadie. El Estado responde a intereses de clase y nuestra orientación es comunal y socialista. La actual división político-territorial ya fue superada, no se corresponde con las expectativas de la gente. Para nosotros la célula matriz son los consejos comunales y esas formas de autogobierno generarán una nueva organización".

Así que no se sabe cómo será el Estado comunal. Lo que sí está más o menos claro es cómo debería ser: tendrá que responder a las exigencias y necesidades de las nuevas formas de organización.

"Estamos en proceso de ensayo y error experimentando con el pueblo. Es un experimento social colectivo. Hay 30 mil consejos comunales y otros 10 mil en vías de desarrollo. Son cifras colosales que indican que hay en el tejido social una voluntad de cambio que estamos obligados a interpretar".

¿Se sustituye el estado y el municipio?

Al momento de explicar si lo que está planteado es la sustitución de estados y municipios, Murga aclara que su opinión -personal, no la del partido- es que eso llegará porque esas instancias no están a tono con los requerimientos del socialismo:

"Cuando una institución no da respuestas, la sociedad va buscando fórmulas de sustitución. Y estamos en ese momento histórico. Por supuesto, eso no se decreta, no vamos a eliminar las alcaldías y gobernaciones. Esa no es una decisión burocrática ni del Presidente ni del PSUV. Eso está en la sociedad".

Pero, ¿qué pasará en ese lapso en el que una estructura sustituye a la otra? ¿Alguna queda subordinada?

"Estamos haciendo un esfuerzo para armonizar las instituciones tradicionales con las que se van creando", acota Murga: "Pese a los problemas, hemos logrado hacerlo con la transferencia de recursos y el apoyo que alcaldes y gobernadores deben prestar a los consejos comunales".

La comuna, requiere de otras leyes.

Murga señala que la propuesta de ley que regula el Poder Popular establece que la comuna es la unidad primaria para la conformación del Estado comunal. Pero también la encadena al tutelaje del Ejecutivo: el Gobierno se reserva la planificación y coordinación de las comunas.

Para poder llegar e ese Estado Comunal, hace falta más leyes según señala del diputado Murga en la nota de El Universal; una específica sobre las comunas (así lo dice el artículo 44 de este proyecto) y otra sobre eso que llaman "ciudad comunal". Mientras tanto, lo que hay es experimento. En efecto, Murga asegura que hay 184 experiencias de comunas cuyos aciertos y tropiezos serán tomados en cuenta para establecer las normas: "Lo que queremos es reflejar la realidad y lo que la realidad nos exige".

La comuna debe evitar la dinámica capitalista.

Cita como ejemplo una imposición práctica: los consejos comunales se preguntan cómo comercializar sus productos sin alimentar con ello el clásico circuito capitalista. Para eso habrá una ley. Este formato de organización quizás incipiente al día de hoy está llamado -según el diputado- a un destino ambicioso: "Los consejos comunales no están concebidos sólo para arreglar cloacas y calles, no son sólo para la reivindicación instantánea. Su tarea histórica es formar parte del poder popular y desde ahí construir una nueva realidad".

Carlos Vechio opina sobre el modelo que se plantea:

La nota de prensa el El Universal, incorpora las apreciaciones de Carlos Vecchio, para quien este diseño apunta al "desbaratamiento" de la República del que habló Aristóbulo Istúriz, como la Ley Orgánica de Participación y Poder Popular, en cuya exposición de motivos plantea claramente que deja la mesa servida para el Estado Social Comunal.

La nomenclatura del cuerpo legal establece un esquema que va de la comunidad a la comuna y al Estado comunal. En su análisis, Vecchio señala: "Las comunidades vendrían a ser las parroquias, las comunas el municipio y el Estado comunal equivale al Estado. Tal como está concebido, el Estado comunal y las demás figuras tendrán su propia estructura de poder político y de gobierno. ¿Qué pasará, por ejemplo, con la figura del gobernador? ¿Le montas una estructura paralela? El Estado comunal, además, es para la construcción del socialismo. ¿Y qué pasa con quienes no asuman la bandera del socialismo? ¿Quedan excluidos?".

"Es una estructura político-territorial que no está en la Constitución. Y que ni siquiera está desarrollada. En ninguna parte de la ley se explica qué es el Estado comunal, cómo funciona".

Para Carlos Vecchio, no hay tal poder popular y no puede haberlo si su acción y organización depende de las directrices del Poder central y también su financiamiento.

"El Presidente dirá cuáles comunas y dónde se van a crear, qué van a hacer y también les controlará el dinero. Eso no es poder popular".
Fuente:

No hay comentarios: