sábado, 12 de diciembre de 2009

VENEZUELA: Federalismo-centralizado vs. Federalismo-descentralizado.

Jose Gil Fortul, en su obra Historia Constitucional de Venezuela, tomo II, tiene en su estructura interna un libro cuarto que se titula Reconstrucción de la República: La Oligarquía Conservadora. Pags. 20 al 45.

En ese texto y en tiempos donde se habla del "nuevo constitucionalismo", además de los 10 años de la Constitución de 1999, reimpresa en el año 2000, que plantea un diseño de Estado que dice ser Federal y Descentralizado, pero que en la práctica hay elementos suficientes para poder sostener que nos alejamos de esa aspiración para conseguirnos con algo federal pero con claros rasgos de centralización, quise compartir en este blog el siguiente contenido que transcribo del libro:

"Discútese profusamente en las sesiones del 11, 12 y 13 de mayo una noción del diputado Tellería formulada así: 'Decida el Congreso si el Gobierno que ha de establecerse es absolutamente central, puramente federal o mixto.´ "

"Tomaron la palabra -dice- muchos señores diputados manifestando todos lo ruinoso del sistema absolutamente central, y la necesidad y conveniencia de establecer uno que no fuese el puramente federal, pues aunque conocían ser el mejor y el complemento del sistema republicano, creian que por falta de luces y de población, y por algunas otras causas, no debía por ahora pensarse en ello. Probóse que el sistema mixto de centralismo y federación era el más propio para Venezuela, haciéndose, entre muchas otras observaciones, la de que bajo este sistema centro-federal había más ligazón entre los altos poderes de la nación y los de las Provincias, y tenían, sin embargo, los pueblos los medios de proveer a su bienestar cuidando inmediatamente de su sintereses locales. A propuesta de varios señores se votó por partes, y se negó por voto unánime del Congreso la primera, a saber:´Que el gobierno sea absolutamente central.´ También se negó la segunda en estos términos: ´Que el Gobierno sea puramente federal´; habiéndose resuelto afirmativamente, casi por voto unánime de la convención, la tercera, concebida en los términos siguientes: ´Que el gobierno de Venezuela sea centro-federal o mixto.´

José Gil Fortul destaca que el Congreso de Valencia de esta forma encontró un medio para mantener en equilibrio el Poder Nacional y la autonomía de las Provincias. Igualmente, reconoce que "mal que bien logró su propósito la Oligarquía Conservadora, hasta 1848."

El autor que se cita en este registro de Blog, sostiene en su escrito que desde el advenimiento de la Oligarquía Liberal y aún después del triunfo de la Federación, los partidos políticos se equivocaron todos a este respecto, por no haber transformado previamente las condiciones sociales y económicas 'instrucción popular y técnica, aumento de la población, explotación de las riquezas nacionales-, único medio capaz de realizar el ideal de lograr el sistema federalista de 1811.

Luego del intenso debate la Constitución de 1830 en su artículo 6, se redujo a: El Gobierno de Venezuela es y será siempre republicano, popular, representativo y alternativo.

La redacción de la Constitución de 1961 y la vigente de 1999, es coherente con esta posición mixta, en la cual nuestro sistema no es puramente federal, que viene desde nuestros origenes como República. El comentario viene precisamente porque en ambas constituciones, se reconoce que somos Federales, pero en los terminos que la propia Constitución establece.

Actualmente en la Constitución de 1999 seguimos siendo federales, pero le incorporaron que eramos descentralizados, e igualmente los constituyentistas señalaron que ese diseño estaba condicionado a lo que establezca la Constitución de 1999.

Uno de los argumentos que entonces en 1830 esgrimieron para darnos esa forma Federal Centralizado, es la formación y la cantidad de población que había, y responsabiliza el autor a los Partidos por no crear las condiciones de fondo que lograran dar el cambio necesario para lograr el federalismo.

Hoy pudiera darse el dabate sobre federalismo y descentralización, consagrada en la Constitución, frente al federalismo y centralización, establecida por la práctica política actúal, argumentándose que no sólo la población ha crecido en número, sino que además, con la participación expresada en la Constitución debemos convertirnos en protagonistas locales de nuestro desarrollo, para lo cual sólo la descentralización permite ese acercamiento real y efectivo entre ciudadanos y poder publico, en todos sus niveles, capaz de incidir, promover, impulsar e imponer cambios en las políticas públicas.

Como ciudadano que tiene sus raices en el interior del país, siempre he estado convencido que mientras la centralización domine nuestro sistema, el ciudadano pierde mucho y tiende a alejarse de lo público porque simplemente se convierte en costoso económicamente hablando y en tiempo hombre, resolver un problema que le afecta, porque siempre la última instancia estará en la capital, a varias horas de camino, que implica hospedaje, traslado, comidas y si estos funcionarios públicos con responsabilidad política y de gobierno, no internalizan la celeridad, eficiencia, eficacia y responsabilidad a que les obliga los principios de la administración pública previstos en la Constitución, entonces van aniquilando y deteriorando el espíritu de ciudadano en un importante número de venezolanos.

A más de de 170 años de aquél Congreso, hoy en lugar de hacer la moción que formuló Tellería en el año 1830, el ciudadano, en su derecho protagónico y a participar en la gestión pública, y como integrante de un poder soberano que hoy es recordado como actor fundamental en el cambio constitucional de 1999, debe ante el gobierno fundamentarse en estos aspectos para exigir que retomemos el camino hacia la descentralización en el marco del federalismo que a nuestro modo nos hemos dado desde hace décadas, hasta siglos.

Así como Gil Fortul, señala que los partidos entonces no promovieron los cambios para lograr el ideal del federalismo de 1811, así podemos decir, a mí entender, de los partidos que en los últimos años de la década de los 80´s no lograron impulsar los cambios constitucionales que aliviaran la crisis del sistema, generando desde entonces las condiciones idóneas que permitiéron a un militar plantear el cambio constitucional y llevarnos hoy a un debate entre socialismo, comunismo o democracia.

1 comentario:

Norka dijo...

Buscando en la red textos sobre federalismo en Venezuela, topé con su interesante blog, y más específicamente con esta entrada. Sólo quiero comentar algo, si bien los diferentes especialistas del asunto coinciden en catalogar a Venezuela como un federalismo centralizado, me pregunto si esto es posible, tomando en cuenta la naturaleza de esta forma de gobierno. Claro, Elazar dice que sí, que un primer paso para la existencia del federalismo es que esté en la Constitución de un país, pero en Venezuela esto se queda a medio camino. Una vez más, muy muy muy interesante su blog.