martes, 8 de diciembre de 2009

Nuevo Constitucionalismo. Los antecedentes de la Constitución Bolivariana están en la IV República. ¿Desde entonces se ha avanzado?

Es muy importante abordar los X años de la Constitución Bolivariana de Venezuela, recordando sus antecedentes y cuando los mismos responden a registros que quedaron plasmados en libros que en su momento fueron publicados, es oportuno acudir a ellos para poder entender ¿Cómo llegamos a la Constitución de 1999? y así evaluar la importancia de la Constituyente para un país que buscaba con una nueva Constitución resolver problemas de fondo que en su momento lesionaban las bases de legitimidad de un sistema como el que venía operando en el país desde el año 1958.


Ese registro que quiero comentar corresponde al I capitulo titulado ¿Por qué una nueva constitución?, del libro del Dr. Ricardo Combellas titulado: Una nueva constitución para el futuro. Debate constitucional en Venezuela. Publicado por la fundación Konrad Adenauer, CIEDLA y editorial Panapo en el año 1994, es decir más de una década y en un tiempo histórico donde la pasión política que hoy nos divide no incidía en el día a día. Importante es recordar que el autor no sólo fue Presidente de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado, COPRE, sino qeu además fue constituyentista.

En ese I capitulo, relata unos antecedentes importantes para reconocer y para recordar que el tema de la Reforma Constitucional no nace con Chávez, viene de mucho tiempo atrás, incluso al salir de la cárcel Chávez visita la COPRE y solicita su colaboración para lograr materializar los cambios constitucionales que en muchos trabajos quedaron registrados para la historia.

Combellas señala que "el camino hacia la reforma constitucional se inició en 1989, cuando se designó por parte del Congreso de la República una Comisión Bicameral de Revisión de la Constitución, que se propuso el estudio de un conjunto de enmiendas, de acuerdo con el procedimiento establecido en el texto fundamental, que no significaran su reforma general, y en definitiva una nueva constitución."

Hasta el año 1992, sostiene Combellas, habían apreciaciones positivas y estudios qeu destacaban las bondades de la Constitución de 1961, "como soporte del consenso político y marco normativo del sistema democrático venezolano y como un documento noble y equilibrado en la conjunción de nuestros más caros ideales y valores y su sentido de la realidad nacional."

Para reforzar esta afirmación Combellas destaca dos comentarios publicados en dos diarios de circulación nacional:

El Universal, 23-01-1991:

Rafael Caldera: Llamaba la atención sobre la conveniencia de preservarla carta magna y alertaba sobre el fracaso histórico de las constituyentes convocadas en nuestra accidentada vida republicana.

El Nacional, 28-01-1991:

Ramón Escovar Salom: resaltaba el perfil más sobresaliente de la constitución en haber permitido consolidar un sistema democrático, con vocación pluralista e indiscutible estabilidad política.

La percepción positiva que había sobre la Constitución de 1961, cambia drásticamente con los acontecimientos del año 1992, cuando un intento de golpe de estado altera la tranquilidad democrática del país, el cual fue liderado por el actúal Presidente Chávez, quien ante no haber logrado el éxito de la misión militar y política en Caracas, reconoce la labor de sus compañeros de armas y asume la responsabilidad personal del movimiento. Ruth Capriles, en su reciente publicación: El libro rojo del resentimiento, de editorial Debate, señala que cuando Chávez en TV dijo el 4 de febrero: "Les agradezco su valentía, su desprendimiento y yo, ante el país y ante ustedes, asumo la responabilidad de este movimiento militar bolivariano", lo que estaba haciéndo realmente era defraudar la confianza de sus compañeros en armas Lquitándoles a ellos el protagonismo y asumiéndo el liderazgo absoluto del movimiento.

Entre los análisis que entonces se hicieron post 4 de febrero 1992, había conciencia, según el Dr. Combellas, en que la crisis era del funcionamiento del sistema, más que de la propia constitución.

Aún así se destacaban y se reconocían 5 aspectos que desde 1961 no se habian desarrollado adecuadamente y por lo tanto la Constitución del 61 se podría decir estaba en mora con la sociedad, esos aspectos eran según la publicación que se comenta eran:

"1.- El carácter ideológico-pragmático de la constitución no se asumió con fuerza. La desviación populista, el clientelismo y la corrupción desvirtuaron el programa constitucional.

2.- El programa constitucional no fue acompañado de una acción legislativa eficaz y proyectiva que lo impulse coherentemente.

3.- El Estado no creó las adecuadas garantías institucionales para la mejor protección del os derechos fundamentales. El gravísimo deterioro de la calidad de vida de amplios estratos de la población y los balances en rojo que consecutivamente arrojan las violaciones de los derechos humanos, constituyen el mayor mentís de la carta de derechos establecida en la constitución.

4.- El deterioro del Poder Judicial, garante por excelencia del Estado de Derecho, impide la efectiva realización de éste y desvirtúa el principio central de la supremacía constitucional y autonomía de las ramas del poder público.

5.- El pálido desarrollo del principio democrático recogido por la constitución y su desviación partidocrática, tutelar y cerrada a la particiapicón, ejemplifica en el país una suerte de régimen política que Duverger denominó: Democracia sin el pueblo.
"

Ese esfuerzo realizado de abrir el debate hacia una reforma constitucional, fracasó el mismo año 1992, porque a juicio del Dr. Combellas, la clase política de entonces, fue incapaz de lograr acuerdos políticos que fueran viables y expeditos que incluyera profundas reformas constitucionales. Por supuesto una de las razones que llevaron a la clase política a actuar así fue que estaban siendo impactados fuertemente por los efectos e impactos de la deslegitimación que causó el intento fallido del Golpe de Estado.

En conclusión, la idea de la Reforma de la Constitución no es exclusiva de Chávez y menos de éste régimen, es una necesidad que venía desde 1989 como consecuencia del deterioro progresivo de la institucionalidad y del sistema democrático, pero no cabe duda, que el impulso del presidente Chávez, luego de su impacto mediático con la célebre frase "por ahora", y su particular carisma llevó a que en poco tiempo se materializara una nueva Constitución.

Ahora a 10 años de su publicación y analizando ese diagnóstico de 5 puntos que Combellas destaca en su publicación como sustento para argumentar la debilidad de la Constitución de 1961, ¿Cuáles de esos aspectos aún subsisten o mejor dicho, cúales de esos elementos aún son tarea pendiente del Estado a más de 10 años de haberse escrito este trabajo?. La respuesta dirá mucho sobre el impacto positivo o no de esta nueva Constitución en el desarrollo de la democracia en Venezuela.

Fuente bibliográfica:
COMBELLAS, Ricardo. Una Constitución para el futuro. El debate constitucional en Venezuela. Fundación Konrad Adenauer, Editorial Panapo y CIEDLA. Caracas 1994. Pp. 13-18

No hay comentarios: