martes, 11 de marzo de 2014

El Manifiesto de los Representantes estudiantiles de las Universidades.

El 09 de marzo de 2014, los representantes estudiantiles de las distintas Universidades del país, presentan al país un documento titulado: Manifiesto del Movimiento Estudiantil Venezolano[1], que viene a complementar aquellas exigencias del Movimiento Estudiantil 2014y el Manifiesto de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular.[2]

En este Manifiesto los representantes estudiantiles de las universidades venezolanas exigen:

1.-       Cese inmediato de la represión desmedida.
2.-       Apego irrestricto a la Constitución Nacional y el respeto a los Derechos Humanos.
3.-       Justicia para aquellos compatriotas que han sido asesinados y torturados.
4.-        Cese de la censura informativa, como fundamento inquebrantable de la libertad de expresión.
5.-        Fin de los atropellos contra la disidencia enalteciendo el irrenunciable derecho a la protesta.
6.-       Que el pueblo sea escuchado.

El Manifiesto expresa el compromiso de los representantes estudiantiles con la participación ciudadana, reconocida como instrumento que debe extenderse a la cotidianidad más simple de la convivencia humana.   En tal sentido, destacan que la persistencia, la amplia comunicación, la deliberación, la libre opinión y el correcto desenvolvimiento de la colectividad, son ingredientes necesarios para afianzar la base de una democracia enérgica.

Los estudiantes a través de las Asambleas de Ciudadanos, tienen la oportunidad de convertirse en facilitadores de un movimiento social que vincule en Red a vecinos de distintas comunidades, para que de manera pacífica, éstos canalicen sus voces de protesta a través de estas exigencias, que a todas luces son constitucionales.

Hasta ahora el movimiento estudiantil ha logrado reunirse en Asambleas con vecinos de comunidades como Prados del Este[3], Santa Paula y la Trinidad, municipio Baruta;  así como también en Montalbán II, municipio Libertador; la Dolorita, Petare, municipio Sucre y el Pedregal en municipio Chacao.[4].

Los estudiantes dieron un primer paso, tomaron la iniciativa; ahora corresponde a los vecinos dar un segundo paso, romper paradigmas y recuperar a pulso la ciudadanía que nos han expropiado.  Los vecinos pueden desarrollar el diálogo, impulsar la consulta, promover la deliberación de éstas y otras exigencias, y encontrar allí el antídoto para recuperar el espíritu ciudadano que han venido asfixiando poco a poco.

Para la representación estudiantil, la unidad debe ser un compromiso que les caracterice y la meta, superar aquellos problemas que hoy impactan negativamente su futuro como actores estratégicos del desarrollo nacional y que los resumen en 3 problemas, a saber:

1.-     Una menguada calidad de vida, donde se ha comprometido la construcción de un futuro promisorio.
2.-     Un país con problemas estructurales graves: falta de empleo estable, inoperancia del aparato productivo nacional, inadmisibles niveles de corrupción, un desastroso manejo de la economía, injustificables niveles de inseguridad y violencia y hasta la trágicas faenas que sufren los venezolanos en una búsqueda intolerable por algo tan esencial como un plato de comida, hoy nos une la lucha más justa, el derecho inapelable de una vida.
3.-     Un Estado que se caracteriza por el poco respeto a la institucionalidad no ha permitido combatir efectivamente estos problemas y la mira indolente del Gobierno Nacional.

Este Manifiesto, firmado por representantes estudiantiles de distintas casas de educación superior, expresamente señala que es producto de una lucha pacífica que se inspira en la defensa de:

1.-        Las instituciones que fundamentan la democracia venezolana.
2.-        Las garantías inquebrantables de los Derechos Humanos.
3.-        El carácter universal, inalienable y de excelencia de la educación venezolana; que incluye el acceso masivo y gratuito a la misma.
4.-        La autonomía universitaria

El Manifiesto termina con una invitación a todos los “hombres de espíritu libre, al pueblo combativo, al pueblo invicto, a que con la misma convicción, compromiso, lealtad y amor a nuestra patria compartida con las juventudes inmortales, enfrentemos las luchas más justas por la transformación de Venezuela, por la conquista de un futuro prometedor.”

Carlos Romero Mendoza.



[1] Manifiesto del Movimiento Estudiantil Venezolano.  09 de marzo de 2014. Online en:http://cdn.eluniversal.com/2014/03/10/manifiesto-del-movimiento-estu.pdf
[2] Romero, Carlos.  Junta Patriótica Estudiantil y Popular.  07 de marzo 2014. Online en: http://www.estado-ley-democracia.blogspot.com/2014/03/junta-patriotica-estudiantil-y-popular.html
[3] Manzanares Comunicas.  Asamblea de Ciudadanos den Prados respalda peticiones de movimiento estudiantil. 04 de marzo de 2014.  Online en: http://manzanares.comunicas.org/2014/03/04/asamblea-de-ciudadanos-en-prados-respaldo-peticiones-del-movimiento-estudiantil/
[4] El Nacional. Estudiantes comienzan rondas de asambleas con la comunidad. 07 de marzo del 2014. Online en:http://www.el-nacional.com/sociedad/Estudiantes-comienzan-ronda-asambleas-comunidad_0_367763440.html

viernes, 7 de marzo de 2014

Junta Patriótica Estudiantil y Popular. ¿La voz de los estudiantes?

Gaby Arellano, Consejera Universitaria de la ULA, anunció el 05 de marzo de 2014 desde Caracas, que las manifestaciones de calle se mantendrán hasta que se logre la libertad de los presos políticos, y reiteró la conformación de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, como organismo para aglutinar las exigencias y derechos constitucionales de éste sector[1].

El pasado 04 de marzo de 2014, desde la ciudad de Mérida[2] la Junta Patriótica Estudiantil y Popular se presentó oficialmente ante los venezolanos y públicamente a través de un Manifiesto fijó su posición:

  1. El pueblo en la calle ha demostrado que el gobierno perdió su legitimidad, y en consecuencia, cualquier posibilidad de diálogo, está condicionada imperativamente por un cambio de raíz del sistema político.
  2. Para lograr alcanzar una Nación Soberana, exige la retirada de todo funcionario cubano de las instituciones públicas y del componente militar, pues ello representa una injerencia en nuestros asuntos internos que amenaza la seguridad de la nación.
  3. El compromiso de la Junta es irrenunciable en la conquista de nuestras Libertades: Libertad individual; libertad económica; libertad de expresión; libertad política y libertad de elegir.
  4. Se exige la disolución y desarme de los grupos paramilitares que protege y arma el régimen para infundir el miedo entre los venezolanos.   Para la Junta Patriótica Estudiantil Popular, esos ataques violentos son catalogados como terroristas.
  5. Se exige la liberación inmediata de todos los presos políticos, de quienes fueron detenidos y el regreso de todos los exiliados.

Ese manifiesto lo firman estudiantes que representan a varios estados del país, a saber: Anzoátegui, Apure, Barinas, Bolívar, Carabobo, Caracas, Lara, Mérida, Monagas, Portuguesa, Táchira, Sucre, Trujillo y Zulia.  Entre los firmantes están Juan Requesens y Gaby Arellano.

La creación de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, se convierte en el espacio público para canalizar las exigencias de los estudiantes.   Oportuno es recordar que hace unos días atrás, por las redes sociales y a través de un video, bajo la identificación de Movimiento Estudiantil 2014, algunos estudiantes presentaron unas seis exigencias para la paz[3], a saber:

1.-        Libertad para los jóvenes detenidos.
2.         Cese de torturas y violaciones a los derechos humanos.
3.-        Fin de la criminalización de la protesta y la intimidación.
4.-        Renovación y relegitimación de los Poderes Públicos.
5.-        El desarme de los grupos violentos.
6.-        El cese de la censura en los medios de comunicación.

De la lectura de estas exigencias, prácticamente todas ellas están contenidas en el Manifiesto de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, a excepción de la número 4, que plantea la relegitimación de los Poderes Públicos.

Nuevamente, el 06 de marzo de 2014, la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, eleva su voz y se presenta ante los venezolanos con una declaración titulada: La Junta Patriótica Estudiantil y Popular a los militares de la República[4]

A través del contenido de la declaración, la Junta Patriótica Estudiantil y Popular expresa que el régimen conducido desde Cuba, y presidido por Nicolás Maduro es ilegítimo.  Además, afirma que como evidencia de haber perdido la calle, sólo le queda el uso de la fuerza para mantener el poder.

La declaración recuerda a los militares, que en primer lugar, ellos son un componente apolítico, no deliberante y por lo tanto, ajeno a toda parcialidad partidista.

En segundo lugar, que cuando reprimen manifestaciones justas y pacíficas, están violando la Constitución y que al proteger los colectivos armados del régimen, se convierten en cómplices de los delitos y crímenes que éstos comenten.   En tercer lugar, recuerdan a los militares que cuando las órdenes son contrarias a la dignidad y al derecho de las personas, no es válido excusarse en el cumplimiento de órdenes superiores para eximirse de responsabilidad.

En cuarto lugar, la Junta advierte a los militares que “traición a la patria comete el oficial y el soldado que acepta y convive con un estado de cosas que repugna a la conciencia de cualquier ciudadano digno.“

El Manifiesto concluye expresando: “Militares de la república, la sangre honesta de valientes venezolanos ha sido regada en lucha desigual.

Los cobardes disparos del Estado Forajido que hoy nos rige, han matado.  Los órganos represivos han torturado.  Las cárceles se llenan de mujeres y hombres valientes y dignos.  En nombre de ellos, en nombre de todos, ante Venezuela y el mundo exigimos a ustedes, militares de la república, detener la muerte, el dolor y la crispación en esta triste etapa de la historia nacional.”

Esta Declaración constituye un importante aporte para el debate público entre los venezolanos; es un documento, que para trascender del campo virtual, aguarda por ser legitimado a través de espacios como Asambleas de Ciudadanos y alimenta el espíritu cívico del reclamo legítimo del respeto al ciudadano y al Estado de Derecho.


Carlos Romero Mendoza.



[2] Noticiero digital.  Manifiesto de Mérida: estudiantes conforman junta patriotica y aseguran no quieren dialogar con el gobierno. 04 de marzo de 2014. Online en: http://www.noticierodigital.com/2014/03/manifiesto-de-merida-estudiantes-conforman-junta-patriotica-y-aseguran-no-querer-dialogar-con-el-gobierno/
[3] CNN iReport.  EXCLUSIVO: Comunicado Movimiento Estudiantil 2014. 21 de febrero 2014. Online en: http://ireport.cnn.com/docs/DOC-1093443
[4] Foro Libertad.  La Junta Patriótica Estudiantil y Popular a los militares de la República.  06 de marzo de 2014. Online en: http://forolibertad.com/2014/03/la-jpep-los-militares-de-la-republica/

lunes, 3 de marzo de 2014

EXIGENCIAS DE LA OPOSICION PARA EL DIALOGO Y SUS COINCIDENCIAS

“Nunca como al presente necesitó nuestro país de una atención mayor en el examen de sus problemas de pueblo, porque nunca como ahora se hizo tan notoria la crisis de sus valores sustantivos.  Tampoco jamás desde la edad heroica nuestro país se había confrontado con mayor número de problemas a la vez.” [1]   

Esta reflexión corresponde a Mario Briceño Iragorry, y se ubica en el ensayo publicado en 1951 sobre nuestra crisis de pueblo, bajo el título Mensaje Sin Destino.   Ese ensayo nos presenta reflexiones e ideas muy oportunas para la reflexión ciudadana en estos momentos tan complejos que vive nuestra sociedad.

Rescato la recomendación de Briceño Iragorry cuando advierte que debemos ayudar al pueblo “no a que grite, como aconsejan los demagogos, ni a que olvide sus desgracias, como indican los conformista del pesimismo[2], es necesario ayudarlo a reflexionar sobre su deber y su destino.

Hoy el futuro inmediato de Venezuela reclama esa reflexión, no sólo con la pasión de buscar la libertad, la justicia y la solidaridad; sino también con juicio crítico, construido sobre aquellos elementos que permiten asimilar lo que hemos experimentado, para que desde allí, nos reencontremos en la ruta hacia democracia. 

Es el momento que la reflexión ciudadana, se encuentre con los jóvenes y con los dirigentes políticos para orientar los esfuerzos a metas concretas, no dispersas, “menos aún de menguado fruto”, como advirtió Briceño Iragorry, cuando en su ensayo nos dice que por no asimilar la historia, nos hemos orientamos hacia metas dispersas y de menguado fruto.

En este sentido, es el momento de analizar y discutir las exigencias que han hecho públicas los distintos actores políticos, para que ellas complementen e inspiren la protesta pacífica que hoy se desarrolla.  La llamada de Leopoldo López, temprano en la madrugada del 3 de marzo, de mantenernos en la calle y de discutir en asambleas, cuenta con insumos concretos y útiles para darle contenido a esa discusión en la calle, de manera pacífica y estrictamente ciudadana.

Las exigencias de Leopoldo López, acompaña a otras similares que públicamente han presentado otros actores políticos, entre los cuales se destacan: Antonio Ledezma[3], Mesa de la Unidad[4], Henrique Capriles[5] y los propios estudiantes a través de un comunicado titulado Movimiento Estudiantil[6].

Todas las exigencias a que se hacen mención en el párrafo anterior coinciden en la liberación de los presos políticos, lo que necesariamente demanda que el gobierno nacional deje de criminalizar la protesta, abandone las persecuciones políticas y la construcción de denuncias falsas.

En una segunda exigencia, coincide López con Capriles y el Movimiento Estudiantil, y tiene que ver con la renovación de los Poderes Públicos Nacionales cuyas autoridades, constitucionalmente, tienen sus cargos vencidos.

Dos exigencias hace Leopoldo López que la MUD y Capriles también incluyen en sus respectivas propuestas, y que se pueden agrupar en la exigencia de responsabilidad a los funcionarios del gobierno nacional.

En este sentido, López hace dos exigencias, la primera, la renuncia del Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz y de la Fiscal Gerenal de la República, por su directa responsabilidad en el tema de las garantías constitucionales de los venezolanos frente a la protesta; la segunda, exige la responsabilidad de Merentes, Ramírez y Barroso en el “fraude” cometido a través de CADIVI.

Por su lado Capriles en relación a CADIVI, exige la publicación de la lista de las llamadas “empresas de maletín” y la MUD exige genéricamente la responsabilidad de los funcionarios públicos por sus actos y declaraciones.
Por último, Leopoldo pide expresamente que se haga Justicia para los fallecidos, tema en el que no cabe duda, hay coincidencias con el deseo y la aspiración de todos los venezolanos en este tema tan doloroso.  

Es oportuno no olvidar, que entre las exigencias de Antonio Ledezma hay una que en particular, que debería ser asumida formal e institucionalmente, por cada uno de los Alcaldes y Concejales electos por la Unidad, y concretarla a través de una Agenda Pública presentada en el marco de la Comisión de Enlace con el Ejecutivo Nacional, creada luego de la reunión de diciembre con el Presidente, se trata del respeto a la autonomía y competencias regionales y locales.  Tema que es clave para recuperar el hilo constitucional en relación al diseño de Estado que plantea la Constitución.

Está claro que hay muchas coincidencias en las exigencias que los distintos actores políticos han presentado, como propuesta para abrir un posible diálogo.  

La dinámica del país facilita que a través de un proceso de discusión en asambleas, allí en la calle, donde ya están reunidos los vecinos exigiendo que sus voces sean escuchadas, pueda construirse el espíritu de Unidad necesario sobre las mismas, para que entonces la sociedad pueda legitimar como soberano unas exigencias, básicas y esenciales, que inspiren la protesta, soporten la demanda de su cumplimento y lleven a abrir un verdadero diálogo nacional para la paz, en condiciones mucho más adecuadas y justas.


Carlos Romero Mendoza.


[1] Iragorry, Mario. Mensaje Sin Destino. Monte Avila Editores. 2004. P. 89
[2] Idem. P. 94
[3]Noticias Venezuela. ¡Contundente! Carta abierta que Antonio Ledezma envía a Nicolás Maduro. 23 de febrero 2014. Online en:http://noticiasvenezuela.org/2014/02/contundente-la-carta-abierta-que-antonio-ledezma-envia-a-nicolas-maduro-no-dejes-de-leerla/
[4] EL NACIONAL. La MUD exige cesen imputaciones sin evidencias.  14 de febrero 2014. Online en: http://www.el-nacional.com/politica/MUD-exige-cesen-imputaciones-evidencias_0_355764505.html
[5] EL UNIVERSAL. Propuesta para Avanzar 27 de febrero 2014. Online en: http://cdn.eluniversal.com/2014/02/27/propuestasparaavanzar-redes-01.jpg
[6] Apunto.com.ve  El movimiento estudiantil pide respeto a los principios democráticos y a la constitución. 21 de febrero 2014. Online en: http://www.apunto.com.ve/el-movimiento-estudiantil-pide-respeto-a-los-principios-democraticos-y-a-la-constitucion-video/