miércoles, 22 de enero de 2014

Democracia, Libertad y Municipio en un Gobierno Bolivariano.

Cuando muere el General Gómez la “salud de la República estuvo en grave peligro, y muchas vidas a punto de sucumbir; en ese momento crítico habían dos corrientes, una Constitucionalista formada por los Ministros y algunos Presidentes de Estado y otra, Personalista.  Triunfó como todos saben la Constitucionalista.”[1]

Así describió el General Eleazar López Contreras, en su condición de Presidente de los Estados Unidos de Venezuela, los hechos que precedieron a la muerte de Gómez, en el marco de una reunión organizada para la Prensa.

No había terminado diciembre de 1935 cuando López Contreras, en alocución dirigida a los venezolanos, reconoció que el país vivía “el momento de la reconstrucción y del acatamiento al Derecho, a la Libertad y al Deber magnificado y guiado por la Justicia[2]”. 

López Contreras reconocía la Libertad como la base de toda transformación política y la autoridad como el elemento indispensable que regula su ejercicio; esa Libertad, advertía el Presidente, tiene que ser un culto y el respeto a la autoridad un deber fundamental del ciudadano.

La “normalidad constitucional del país[3]” llevó a López Contreras a presentar el 21 de febrero de 1936 los lineamientos generales de su Programa de Gobierno, y a través del mismo, expresó la intención de su gobierno de hacer efectivo, el funcionamiento de un régimen de Legalidad.  La Ley, recordaba el Presidente, como condición de todo Pueblo Libre, debe ser respetada por el magistrado y obedecida por los ciudadanos.

El Programa de Gobierno ratificó que la Constitución es la norma fundamental y garantizó que el gobierno se comprometía a respetarla y a hacerla respetar.  En cuanto a las reformas que eran necesarias realizar para “lograr extirpar los vicios del pasado[4]”, advirtió que las mismas sólo eran posibles cuando el ciudadano lograre disfrutar de sus libertades, en un ambiente de mutua cosideración y respeto a la ley, respaldados por la acción protectora del Gobierno.

Entre las reformas esenciales que eran necesarias realizar, el Gobierno de López Contreras planteó en su Programa de Gobierno como“punto de partida del saneamiento del Estado Federativo venezolano[5] la recuperación del Municipio, que siendo parte de la tradición histórica venezolana, había quedado casi extinto; en tal sentido, propone concretamente recuperar la autonomía de los Concejos Municipales.

Y sobre la importancia de la autonomía local, en alocución a los venezolanos el 27 de abril de 1940, López Contreras reconoció la necesidad de una autonomía debidamente ejercida para lograr “zanjar las dificultades que surgen del choque de intereses antagónicos de cada localidad[6].”   Para el Gobierno de López Contreras los niveles de autonomía existente en aquél tiempo, no impidieron el estrecho contacto del Gobierno con las Entidades Locales.

El Programa de Gobierno presentado en 1936 planteaba además de lo anteriormente expuesto, el tema de la higiene pública y asistencia social; las vías de comunicación; la agricultura y cría; la reforma fiscal y la política comercial; la inmigración y colonización.  La Educación era presentada como la herramienta para poner a los diversos grupos del pueblo en condiciones de afrontar con éxito la lucha por la vida y nivelarlos con los pueblos adelantados. 

El Programa además proponía unas Fuerzas Armadas que sólo estuvieran al servicio de los intereses nacionales y extrañas o ajenas a las luchas políticas.  

Cuando en enero 1936 López se reunió con la Prensa, les advirtió que no se podía permitir que el Pueblo se subordinara al Ejército, porque entonces no habría garantías constitucionales; pero tampoco se podía permitir que el Pueblo mandara sobre el Ejército porque entonces caeríamos en el Comunismo.   En esa reunión alertó que su misión como nuevo Presidente, era precisamente evitar el Comunismo.

En este sentido y años más adelante, en 1940, el Presidente públicamente rechazó por falsas, las ideas marxistas y totalitarias sobre la estructuración  funcional del Estado y advirtió que las luchas entre las clases sociales y la absorción del Estado de todas las iniciativas individuales, sólo deja ruinas y desquiciamiento de los pueblos.  

Para López Contreras su misión era construir “una democracia tan perfecta como fuera posible practicar[7]”.  Reconocía que sólo en democracia se podía garanizar a los pueblos la mayor suma de felicidad y a los gobiernos las mayores condiciones de estabilidad. En sus palabras de juramentación, afirmó que la democracia era paz, pero también era seguridad, libertad, justicia, fraternidad, solidaridad humana y cooperación.

En el año 1941 López Contreras en su mensaje al Congreso daba cuenta que el Régimen que presidía, calificado en varias oportunidades por él mismo como Bolivariano permitió entonces a la sociedad “observar el desenvolvimiento progresivo del ejercicio del sufragio, el uso de los derechos ciudadanos, la libertad de pensamiento y la acción individual y colectiva del pueblo venezolano dentro de una vida de libertad, de orden y de trabajo con sujeción a las pautas republicano-democráticas que fija la Carta Fundamental de la Nación[8].”      

Desde 1935 ha transcurrido casi 80 años, y aquellas ideas de expresadas por aquél Gobierno Bolivariano, siguen siendo una necesidad para una sociedad que hoy necesita reencontrarse con la Democracia para lograr entenderla.

Carlos Romero Mendoza.





[1]Congreso de la República.  El Presidente de la República habla a la prensa. En: Gobierno y época del Presidente Eleazar López Contreras.  Mensajes y Memorias 1935 y 1941.  Pensamiento Político Venezolano del Siglo XX.  Caracas. 1985  Tomo VIII y Vol I Documento No.13.  18 de diciembre 1935 P. 56
[2] Idem. Alocución dirigida por el Presidente de la República a los Venezolanos.  Documento No. 10. 31 de diciembre 1935.
[3] Idem. Programa de Gobierno. Expuesto a la Nación el 21 de febrero de 1936 por Eleazar López Contreras Presidente de los Estados Unidos de Venezuela. Documento No. 18.  P 74.
[4] Idem. P. 76
[5] Idem. P. 75
[6] Idem. Mensaje que el General E. López Contreras, Presidente de los Estados Unidos de Venezuela presenta al Congreso Nacional en 1940. P. 337
[7].Idem. Discurso del General Eleazar López Contreras, en el acto de juramentación como Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela. 26 de abril de 1936. P.111
[8] Idem.  Mensaje que el General E. López Contreras Presidente de los Estados Unidos de Venezuela presenta al Congreso Nacional en el año 1941.  Documento 54. 19 de abril de 1941. P. 373

No hay comentarios: