jueves, 14 de junio de 2012

Caso Medellin y el logro de tener puentes hacia las Comunas

Con fecha 3 de junio de 2012 el portal web ABC.es publica un reportaje firmado por Carmen Muñoz sobre Medellín, en el que desarrolla brevemente los logros de esta ciudad luego de haber tendido puentes haica las Comunas.  La nota de prensa dice:

 
Hartos de ser conocidos como la cuna del cártel más famoso de Colombia, los ciudadanos de Medellín decidieron cambiar su ciudad. Tendieron puentes hacia las comunas y, en apenas dos décadas, han logrado rebajar diez veces la tasa de homicidios

 
Hace veinte años era inevitable relacionar a Medellín con el cártel de Pablo Escobar, el narcoterrorista que hasta su muerte violenta en 1993 puso en jaque a tres presidentes de Colombia. Pero desde hace casi una década, la capital del departamento de Antioquia se ha convertido en un ejemplo de cómo edificios de calidad, atractivos espacios públicos y modernos medios de transporte, pensados sobre todo para los más desfavorecidos que caóticamente se asentaron en los altos de la ciudad, han contribuido a transformar a la sociedad y reducir la violencia.

La pujante segunda urbe del país ha sufrido como ninguna otra el conflicto interno colombiano causado por una fauna de narcotraficantes, guerrillas, paramilitares y bandas de delincuentes que han ido controlando distintas zonas de la periferia, limitadas a veces por fronteras imaginarias o quebradas. Campesinos y desplazados por ese conflicto interno de distintas partes de Colombia como Urabá o Chocó construyeron frágiles viviendas en las laderas del valle de Aburrá, donde se enclava Medellín. La falta de oportunidades, entre tanta miseria, llevó a muchos de estos desarraigados a la violencia.

Un grupo de jóvenes en una plaza de la comuna 1Aún hoy, Medellín soporta las llamadas «bacrim» (bandas criminales). La diferencia es que la institucionalidad está presente en lugares donde antes no llegaba un policía, un taxi o no había una sucursal bancaria. El comandante de la Policía Metropolitana, general Yesid Vásquez, reconocía hace poco la existencia de 120 bandas, integradas por unos 2.800 delincuentes que se dedican «al sicariato, la extorsión, el microtráfico y el hurto».
Un estigma fatal

Las autoridades de esta ciudad de 2,4 millones de habitantes respaldan su optimismo con cifras. Aníbal Gaviria, alcalde de Medellín desde el pasado enero, destaca el descenso de diez veces el número de asesinatos en los últimos veinte años. La capital paisa (antioqueña) tenía en 1991 una tasa de 380,6 homicidios por cada 100.000 habitantes, mientras que este año es de 42,9 por cada 100.000. La edición de ese cruento año de la guía de Lonely Planet sobre Sudamérica se refería a Medellín como «la capital internacional del tráfico de cocaína».

Aunque el despegue del urbanismo social y el énfasis en la educación se produjo durante el mandato del alcalde Sergio Fajardo (2004-2007), actual gobernador de Antioquia, algunos interlocutores señalan que en los años previos comenzaron a fijarse cimientos para la transformación de Medellín. Un momento clave fue la inauguración del metro en 1995 (el primero en Colombia), construido por un consorcio hispano-alemán. Pero las paupérrimas viviendas seguían aisladas.

Por ese motivo se han instalado hace poco unas escaleras mecánicas en la conocida comuna 13 o San Javier, que facilitan el acceso al metro. «Son un medio para que llegue la institucionalidad y acabe el aislamiento que favorecía el crecimiento de grupos al margen de la ley», explica Margarita Ángel, gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) de Medellín. Sus moradores tenían que subir 350 escalones.

Ahora los turistas visitan el barrio, las callejuelas cercanas están iluminadas de noche, las fachadas de las casas pintadas y se han abierto pequeños negocios como «El centavo menos» o la peluquería «Inhabitual». La artrosis obligaba a Olga Cecilia Holguín, de 48 años, a quedarse en casa. Ahora puede salir del barrio, donde llegó del norte de Antioquia hace 32 años, y vender «tintos» (cafés) y comidas a los trabajadores de la obra cercana. También está contenta porque ha dejado de oír disparos. «Ya no son casas pobres, solo falta cambiar los tejados de zinc», asegura la gerente de la EDU.

La comuna 13 se ha beneficiado de un visible esfuerzo de rehabilitación urbanaEn Santo Domingo, otra comuna conflictiva en la parte nororiental de Medellín donde Pablo Escobar reclutaba a sus sicarios, se recurrió al llamado metrocable, las cabinas propias de lugares turísticos. Antes de comenzar toda obra se realizaba una ardua labor social para conocer las necesidades. Jairo Gutiérrez, que lleva 16 años trabajando en el metro, relata que unos habitantes le preguntaron qué iba a suceder con la imagen de una Virgen junto a la que habían caído varios de sus muertos y a la que se encomendaban antes de matar. «Ya sabe, quien peca y reza, empata», interrumpe. La imagen se restauró porque «es parte de su historia y hemos querido ser respetuosos».

España

Junto a la Virgen y el metrocable, en lo alto de un cerro, se levanta el parque biblioteca España, que recibe el nombre en agradecimiento a la donación de libros, ordenadores y butacas. Inaugurada por los Reyes en 2007, como las otros seis parques bibliotecas de la ciudad ofrece algo más que libros: un lugar lúdico y educativo en el que pasear libremente. Los edificios no se construyen en lugares aleatorios sino junto a una quebrada o un sitio para la memoria. Como el centro cultural Moravia, la última obra del desaparecido arquitecto Rogelio Salmona, en el barrio popular más próximo al centro. El edificio se halla cerca de una antigua escombrera sobre la que todavía habitan algunas familias. El olor persiste. Llena de gente un martes por la tarde, ofrece clases de baile.

Para estos ambiciosos proyectos, el alcalde reconoce que Medellín tiene un presupuesto «relativamente robusto». Un treinta por ciento (400 millones de dólares anuales) procede de la llamada «joya de la corona» de Antioquia: Empresas Públicas de Medellín (EPM). La segunda compañía pública mayor de Colombia presta con eficacia servicios integrales de agua, luz, gas y saneamiento. Medellín está atrayendo además el turismo de negocios y a empresas tecnológicas internacionales. Entre el aumento de los eventos, este otoño está previsto el primer concierto de Madonna en Colombia.

Aunque ha dado pasos de gigante, que países de la región como México observan con lupa, sus autoridades reconocen que todavía queda mucho por hacer en la lucha contra las desigualdades y la violencia. «Estamos sembrando esperanza», destaca una alta funcionaria de Antioquia. «Uno puede soñar en Medellín», señala el grafitero Daniel Felipe Quiceno: «El día en que se pierdan esos sueños, mueren las esperanzas».

Fuente:
http://www.abc.es/20120603/internacional/abci-medellin-sale-infierno-201206031853.html

No hay comentarios: