lunes, 23 de enero de 2012

Una mirada al contenido del Pacto de Punto Fijo. II

Continuando con el recorrido por el contenido del acuerdo para la convivencia política del histórico Pacto de Punto Fijo, veamos el alcance de esos consensos logrados:

¿Qué compromisos generales y básicos asumieron los partidos para garantizar la convivencia política a través del Pacto de Punto Fijo?

Dos principios generales fueron la base de ese Pacto político:

a) La seguridad de que el proceso electoral y los Poderes Públicos que de él van a surgir respondan a las pautas democráticas de la libertad efectiva del sufragio; y

b) La garantía de que el proceso electoral no solamente evitara la ruptura del frente unitario, sino que lo fortaleciera mediante la prolongación de la tregua política, la despersonalización del debate, la erradicación de la violencia interpartidista y la definición de normas que faciliten la formación del Gobierno y de los cuerpos deliberantes de modo que ambos agrupen equitativamente a todos los sectores de la sociedad venezolana interesados en la estabilidad de la República como sistema popular de Gobierno.

¿En qué términos fueron traducidos esos compromisos básicos y generales?

Estos principios generales fueron traducidos en términos concretos a saber:

a.-Defensa de la constitucionalidad y del derecho a gobernar conforme al resultado electoral.

El documento sostiene que todas las organizaciones políticas estaban obligadas a actuar en defensa de las autoridades constitucionales en caso de un golpe de Estado, aun cuando durante el transcurso de los cinco años las circunstancias hayan llevado a uno de los partidos signatarios a la oposición legal y democrática al Gobierno.

Los partidos signatarios asumían en el Pacto que era un “un deber patriótico” la resistencia permanente contra cualquier hecho subversivo o incluso se califica como delito de lesa patria la colaboración en hechos de fuerza contra la constitucionalidad.

b.Gobierno de Unidad Nacional.

Los signatarios del Pacto de Punto Fijo afirmaron expresamente que la suerte de la democracia venezolana y la estabilidad del Estado de derecho imponía en ese momento la tarea de convertir la unidad popular defensiva en gobierno unitario, por el tiempo como perduren los factores que amenazan el ensayo republicano iniciado el 23 de enero;

El documento suscrito reconoce que en un gobierno de Unidad Nacional reposa la posibilidad de canalizar las energías partidistas y evitar una oposición sistemática que debilite el movimiento democrático; en este mismo sentido, se acordó que ese Gobierno de Unidad Nacional, debía garantizar una integración del gabinete en el que exista una representación plural de las distintas corrientes de la política nacional y de los sectores independientes del país.

c.Programa mínimo común.

El acuerdo de los distintos partidos consiste en contar con un programa mínimo común, cuya ejecución sea el punto de partida de una administración nacional, definida como “patriótica” y que busque el afianzamiento de la democracia como sistema.

El Pacto señala que ese programa sería redactado por separado, sobre las bases generales convenidas y sería un anexo que se incorporaría al acuerdo firmado el 31 de octubre de 1958. Así lo hicieron el 6 de diciembre de 1958.

El programa mínimo, así lo reconocen los signatarios, no impedía que los partidos defendieran otros puntos distintos a los contenidos en el documento, a tal fin, previeron unas pautas básicas, a saber:

-Ningún partido unitario incluirá en su programa particular puntos contrarios a los comunes del programa mínimo y,

-La discusión pública en los puntos no comunes se mantendrá dentro de los límites de la tolerancia y del mutuo respeto a que obligan los intereses superiores de la unidad popular y de la tregua política.

En el siguiente registro se observará el contenido sobre la unidad y los acuerdos realizados para mantenerla, así como los últimos aportes para cerrar el Pacto.

Carlos Romero Mendoza.

Referencia bibliográfica:
FUNDACION ROMULO BETANCOURT. Punto Fijo y otros puntos. Los grandes acuerdos políticos de 1958. Serie cuadernos Ideas Políticas. Págs. 90.

No hay comentarios: