jueves, 12 de enero de 2012

Albis Muñoz: necesario despolitizar el debate de la reforma Laboral.

Con fecha 6 de enero 2012 el Diario El Caroní publicó la siguiente nota de prensa sobre la reforma laboral, que es recogida en el portal Finanzas y Tributos y que registro en este blog:

La nueva Ley Orgánica del Trabajo se construye sobre bases débiles, debido a la exclusión de sectores claves como las organizaciones empresariales e, incluso, la representación de los trabajadores en pleno. En el plano empresarial, el Gobierno ha desestimado la participación de gremios como Fedecámaras.

El diputado Oswaldo Vera ha señalado que los trabajadores piden la supresión del acuerdo suscrito, en 1997, por la tripartita conformada por Fedecámaras, Central de Trabajadores de Venezuela y el ministro de Planificación de la época, Teodoro Petkoff, durante el segundo gobierno de Rafael Caldera, en torno a la retroactividad de las prestaciones.

Lo cierto es que la LOT genera una fuerte expectativa en el sector empleador. Cada una de las decisiones que se tomen y se incluyan en el instrumento, afectan de manera directa a las empresas.

Albis Muñoz, miembro del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en representación de los empleadores de Venezuela, manifestó en entrevista -vía telefónica- con Correo del Caroní que -luego de que el Ejecutivo asumió la redacción de la Ley- Fedecámaras no ha sido convocada.

A su juicio, lo más importante en la actualidad es despolitizar la discusión de la LOT, aunque lo considera poco probable debido a la presión que el escenario electoral de este año impone, a pocos meses de las elecciones presidenciales.

En diciembre de 2011, el presidente de la República Hugo Chávez anunció la designación de una comisión presidencial para liderar la elaboración del instrumento.

La instancia quedó conformada por los ministros del Trabajo, María Cristina Iglesias; de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro y Planificación y Finanzas, Jorge Giordani; el procurador General, Carlos Escarrá; el presidente de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas de la Ciudad, el Campo y el Mar, Wills Rangel y como coordinador, Carlos López, reseñó la Agencia Venezolana de Noticias.

Los empleadores estarían representados por el presidente de la Federación de Industriales, Pequeños, Medianos y Artesanos de Venezuela (Fedeindustria), Miguel Pérez Abad.

La ex presidenta de Fedecámaras sostuvo que Fedeindustria no representa a los empleadores privados del país, pues funciona como una organización paralela debido a su cercanía con el Gobierno. El hecho fue denunciado ante la OIT.

“Fedecámaras, en cambio, que representa a la mayor parte de los empleadores no ha sido convocado y eso lo hemos enviado a Ginebra”, dijo.

La ausencia de gremios como Fedecámaras se traduce, a juicio de Muñoz, en que la nueva LOT será una ley redactada sin diálogo social, “que se convoque a las organizaciones menos representativas es un indicador de que no va a haber consenso ni un verdadero diálogo social”.

Diálogo social
El diálogo social y el tripartismo son banderas de la OIT. La Organización asegura que para que el diálogo social tenga lugar deben existir en primer lugar organizaciones de trabajadores y empleadores fuertes e independientes “con la capacidad técnica y el acceso a la información pertinente para participar en el diálogo social”; la voluntad política y compromiso de participar en el diálogo social de todas las partes; respeto de los derechos fundamentales de libertad sindical y negociación colectiva; y el apoyo institucional adecuado.

De acuerdo con la OIT, aunque las relaciones laborales son en su mayoría bipartitas, el Estado no puede ser pasivo, “es responsable de la creación de un clima político y cívico estable que permita organizaciones autónomas de empleadores y de trabajadores para actuar libremente, sin temor a represalias”.

El Consejo de Administración de la OIT debe reunirse en Ginebra en marzo y la representación de los empleadores venezolanos espera que el caso de la LOT y la exclusión de las organizaciones empresariales sean considerados.

Costo-beneficio
Al ser consultada por la reducción de la jornada de trabajo y la retroactividad de las prestaciones, Muñoz explicó que “lo más importante es que las decisiones de tipo económicas se basen en estudios costo-beneficio para poder medir en cuánto va a afectar en los próximos años a la economía”.

A juicio de la dirigente empresarial, la exclusión de Fedecámaras en la discusión de la Ley puede suponer un daño para la empresa privada “y eso es afectar a todo el circuito laboral”.

“Tenemos la buena voluntad para participar y el interés de aportar. Queremos una empresa privada fuerte, trabajos dignos y más generación de empleo”, puntualizó.

5,3% creció la nómina del sector público en el 2011, de acuerdo con cifras del BCV. El sector público emplea a 2,3 millones de personas, 19,5% de los ocupados, según cifras del INE.

80,4% de la población ocupada está en filas privadas. En números, la empresa privada emplea a 9,6 millones de venezolanos.

Fuente:
http://finanzasytributos.com/main/index.php?mod=MMA&id=11273

No hay comentarios: