lunes, 30 de mayo de 2011

Entendiendo a las Empresas de Propiedad Social.

Alejandro Santana firma un reportaje que el 26 de mayo de 2011 aparece registrado en el portal web del Ministerio para el Poder POpular para las Comunas y Protección Social sobre el tema de las Empresas de Propiedad Social. El reportaje señala:

"El Gobierno Bolivariano, en su crecimiento y buscando la distribución de riquezas con el objetivo de liberar al país del modelo capitalista, ha implementado la creación de Empresas de Propiedad Social (EPS) en todo el país para que el Poder Popular, conformado en Consejos Comunales, Comunas y cualquier otra organización de bienestar social, avance en el área socioproductiva y autosustentable para la felicidad suprema de una comunidad.

Las EPS comprenden espacios de desarrollo económico comunal y son estructuras de carácter social incluyente, dirigidas a un nuevo modelo socioproductivo humanista y endógeno con autonomía e independencia en su gestión y orientadas a la satisfacción de necesidades de los miembros de la comunidad.

Asimismo, permiten la disminución en los costos de producción pues se elimina la plusvalía capitalista y se trabaja para el desarrollo colectivo colocando la producción a precios solidarios e implementando sistemas alternativos de intercambios y cooperación comunitaria.

El tipo de trabajo de producción está basado en la solidaridad, la cooperación y la complementariedad, y no en la competencia y la exclusión; de allí que la relación del individuo con el trabajo es de compromiso social y desarrollo integral, así como los recursos naturales y tecnológicos están en función del desarrollo integral.

Por estas razones, el Gobierno Revolucionario promueve las EPS, que hacen posible la participación activa y protagónica del pueblo venezolano en los procesos de generación y distribución de la riqueza y sea él mismo el que otorgue poder a sus comunidades organizadas para que desarrollen sus potencialidades agrícolas, industriales y turísticas erradicando la pobreza y mejorando la calidad de vida de cada población.


Formación Jurídica y administrativa

Las Empresas de Propiedad Social Comunal, aunque no son una figura novedosa, adquieren figura jurídica con la aprobación de la Ley Orgánica para el Fomento del Sistema Económico Comunal en el 2010. De acuerdo con este instrumento, las Empresas de Propiedad Social Comunales son de dos clases, tal como se definen en el artículo °9:

1. Empresa de propiedad social directa comunal: Unidad socioproductiva constituida en un ámbito territorial demarcado en una o varias comunidades, en una o varias comunas, destinadas al beneficio de sus integrantes y de la colectividad, a través de la reinversión social de sus excedentes y donde los medios de producción son de propiedad social comunal.

2. Empresa de propiedad social indirecta comunal: Unidad socioproductiva constituida en un ámbito territorial demarcado en una o varias comunidades, en una o varias comunas, destinadas al beneficio de sus integrantes y de la colectividad, a través de la reinversión social de sus excedentes y donde los medios de producción son de propiedad pública. El Estado progresivamente podrá transferir la propiedad a una o varias comunidades, a una o varias comunas.

Estas herramientas del Poder Popular se convierten hoy en día en un proyecto productivo liberador incluido en el Plan Nacional Simón Bolívar, primer plan de la Nación.

Dichas EPS se organizan en cuatro unidades: administrativa, gestión productiva, formación y contraloría social. El órgano de decisión es la Asamblea de Ciudadanos del Consejo Comunal, mientras que el órgano ejecutivo es el equipo de coordinación del consejo comunal o de la comuna, que debe articular la dirección de la EPS con los integrantes activos de la misma. También posee los siguientes fondos: mantenimiento productivo, atención a los productores y productoras y de reinversión social. A diferencia de las cooperativas, los fondos de las EPS no se encuentran dedicados solamente a las necesidades de la organización productiva, sino también a la reinversión comunitaria.

Tomando en cuenta su carácter particular, se pueden identificar varios procesos que integran la gestión socioproductiva de la EPS. Un primer grupo de procesos se refiere a la formulación del plan de producción y las estrategias de integración comunal.

Un segundo grupo de actividades es generado por las necesidades de la producción y el carácter organizativo de la EPS. Estas son las actividades que corresponden a las funciones de coordinación, administración y control de la organización socioproductiva.

El tercer grupo de actividades son de tipo educativo. El plan de producción dejará ver que, en ocasiones, existe un vacío de conocimientos que es necesario cubrir para mejorar el desempeño de la unidad productiva.

Para avanzar en la construcción del Socialismo del Siglo XXI, los entes gubernamentales del Estado están trabajando de la mano con el pueblo en la capacitación, financiamiento y espacios para el nacimiento de estas EPS Directas, que permiten al pueblo impulsar las nuevas formas de economía comunitaria.

El futuro del modelo de las EPS depende de varios factores relacionados entre sí. Por una parte, es necesario que se publiquen oficialmente las condiciones de organización y registro de estas organizaciones, que está pendiente desde la aprobación de la Ley, en 2010. En segundo lugar, es necesario agilizar los mecanismos organizativos que servirán para la formulación de proyectos de EPSC y su pronto financiamiento. Esto quiere decir que las entidades vinculadas con el fomento de la economía comunal, tales como los entes públicos de financiamiento y los órganos de gobierno popular (como las Comunas y las Salas de Batalla Social) deben acompañar las dinámicas que sirven para el diagnóstico comunitario, la generación de los Planes de Desarrollo Comunales y las proyección de propuestas de EPSC.

En tercer lugar, es necesario hacer un esfuerzo educativo importante, ya que la representación común de "empresa" responde a patrones capitalistas y es difícil convencer a la gente de que existen otras forma de organización económica.

En fin, el modelo de las EPSC responde a la necesidad de generar una cultura de la producción y del trabajo, que ayude a que las comunidades en general sean cada vez menos dependientes del financiamiento estatal y de la explotación del capital privado. Aunque ciertamente el esfuerzo de promover las EPSC se orienta al interés de proporcionar una base socioeconómica estable a determinados sectores sociales, también tiene un sentido político y cultural significativo.

El Estado hizo varios convenios con otros países para la edificación de estas instalaciones del pueblo y para el pueblo. Un ejemplo de esto fue con la República Islámica de Irán para la construcción de 32 EPS productoras de lácteos, Procesadoras de maíz, Inyección de Plástico, Trituradora de Piedra, torrefactoras con una primera inversión de más de 600 millones de bolívares fuertes.

Todas estas EPS poseen sistemas mecánicos innovadores para mejorar las técnicas y los procesos existentes, con la finalidad de mantener la calidad de los productos elaborados.

Tal fue el éxito de estas empresas que nacieron las Empresas de Producción Directas e Indirectas. Hay que tener en cuenta que el impulso a estas EPS es un proceso muy reciente que no tiene más de diez años en el país y tiene que lidiar con la empresa privada, cuya lógica está guiada por fines de lucro, ganancia y rentabilidad. Esto requiere de constante seguimiento y control del Estado para evitar que la voracidad capitalista se trague a las nacientes y aún débiles expresiones de la economía social, popular y comunitaria.

Antes de que naciera el Nuevo Socialismo en Venezuela, más de 90% del total de bienes y servicios que se producen, distribuyen y comercializan en todo el territorio nacional provienen de empresas privadas donde a los trabajadores se les remunera con un ínfimo salario que no alcanza para cubrir sus necesidades.


Experiencias del Pueblo Organizado

Las Empresas de Producción Social Directa ha sido clave fundamental en el desarrollo de toda comuna y sector donde los CC sean los distribuidores de trabajos socioproductivos para el desarrollo de la misma.

Ana Moreno, de 39 años, conformó su EPS textilera junto a su familia y explica la importancia y los beneficios que ha recibido gracias a las instituciones financieras y de formación adscritas al Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social, "Si hubiese sido en otro gobierno jamás tendría un financiamiento o ayuda en consecuencia trabajaría en una empresa privada la cual no busca el beneficio colectivo sino personal", resaltó Moreno.

El trabajo mancomunado de la EPS se logró gracias a un financiamiento por el Fondo de Desarrollo Microfinanciero (Fondemi), para la compra de las máquinas industriales para la confección de vestimenta y lencería en general.

En ese sentido, la integrante de la EPS destacó: "Nosotros colaboramos con la comunidad y trabajamos conjuntamente con los CC, elaboramos lencería y vestimenta y la vendemos a precios accesibles beneficiando a población del sector y con la firme visión y satisfacción de que nuestro trabajo no lo disfruta una empresa privada sino ofrecemos nuestra mercancía directamente al consumidor con escasez de recurso económico".

Entre los lineamientos del presidente, Hugo Chávez, para que las EPS prosperen en todo el país parte de la política de que los gerentes y los trabajadores de las empresas socialistas minimicen los errores y el excedente que quede de la empresa, se dedique un porcentaje a la labor social.

Los trabajadores tienen un papel muy importante que jugar en la concientización del pueblo sobre la economía, es por ello que estas empresas deben convertirse en escuelas abiertas para que la comunidad y el entorno se familiaricen cada día más con la producción y trabajo que se realiza en las EPS.

La intención es que las EPS se conformen con personas formadas en las universidades públicas en diferentes áreas productivas, para atender las distintas áreas de las comunidades constituidas con un enfoque socialista en donde los dueños de las mismas no sean los trabajadores, sino las comunidades organizadas, de manera que ahora, le permitan generar recursos para sus propios proyectos sociales y que, además, garantizan a las personas que ofrecen el servicio, sueldos dignos, todos los beneficios de ley que debe tener un trabajador.

La organización del pueblo trabajador es la clave para la transformación del modelo capitalista en una economía social, popular, comunitaria y productiva capaz de transformar los recursos y materias primas que posee el país en bienes y servicios que se requieren para satisfacer las necesidades básicas y esenciales del consumo popular. "
Fuente: