miércoles, 16 de marzo de 2011

Opinión sobre el pueblo legislador de Saúl Godoy.

El Lunes 24 de enero de 2011, El Universal publica en su portal web un artículo de opinión sobre el Pueblo Legislador, titulado: ¿Pueblo Legislador?. El autor es: SAÚL GODOY GÓMEZ

Copio textualmente el artículo a continuación:

Lo hacen con toda la mala sangre posible, para destruir una de las instituciones fundamentales de la democracia, para quitarle una de las patas sobre la que sustenta todo Gobierno, no les importa que estén violando la Constitución Nacional, no valoran la voluntad popular que los llevó a sus cargos para que hicieran el trabajo de legislar, que desconozcan los principios de gobernabilidad probados y con tradición en Venezuela y Occidente, proponerse a descoyuntar a la Asamblea Legislativa o Congreso para supuestamente trasladar esa función, tan compleja y delicada como es la de hacer las leyes, a ese ente amorfo, desorganizado e ignaro que ellos llaman "pueblo" bajo la excusa de que están profundizando la democracia, de que están descentralizando el poder, es simplemente un ataque directo, claro y peligrosísimo en contra de la República.

Tal como lo observa el pensador comunista Daniel Bensaïd en sus comentarios para distinguir a un opresor de un liberador. "Por consiguiente, no basta con oponer al "pueblo" mítico, "síntesis preestablecida para la soberanía", tendente a lo homogéneo y a lo idéntico… esta apuesta por la multitud, haciendo del pobre "el fundamento de la multitud" y "también el fundamento de toda posibilidad de humanidad", revela el populismo regresivo".

Los comunistas fascistas recién juramentados en la Asamblea Nacional, tienen la expresa orden de su Comandante en Jefe, de disolver ese cuerpo legislativo y transferir sus funciones a las organizaciones populares que ellos están formando y controlan políticamente por medio de su partido único, con la intención de arrebatarle al país la posibilidad de que sus legisladores sean electos por el voto universal y secreto, que sean independientes, que sean los mejores, la carta oculta es incrementar el poder centralizador del Presidente devenido en Tirano.

John Locke uno de los grandes filósofos y estudioso del gobierno ya lo advertía en el siglo XVIII, el Poder Legislativo es fundamental en toda forma de gobierno, hacer leyes es una tarea ardua y complicada cuyo resultado es la afectación de la vida de los ciudadanos, de normar el funcionamiento de la sociedad, es una tarea que no se puede ni se debe delegar, es un mandato vital para la vida de toda sociedad organizada. "El Parlamento debe hacer leyes, no legisladores" sentenció el sabio ante las intenciones de algunos legisladores de su tiempo, de ceder su mandato soberano a terceros, a cambio de prebendas.

Alegan con una ligereza que ya no sorprende, que tienen cinco años experimentando con la novísima forma que ellos llaman "parlamentarismo de calle" que no es otra cosa que la reunión semi-clandestina de sus seguidores en plazas públicas para "discutir" las leyes con el "pueblo", recoger sus comentarios y propuestas e incorporarlas a sus propuestas, esta "experiencia", dicen ellos, tenerla ampliamente documentada, con estadísticas y registros de estas reuniones, con el seguimiento adecuado del proceso, con los análisis de los resultados, con el compendio de los argumentos y la síntesis de los mismos, con la medición de sus efectos en la sociedad y esta información la tienen disponible para el estudio de expertos y de organismos internacionales, según ellos, se trata de un experimento tan exitoso, que el mundo apenas puede esperar para seguir el ejemplo que Caracas dio, pues estos resultados demuestran no solo una participación multitudinaria, organizada, participativa que recoge la voluntad mayoritaria del país, sino la aplicación de una metodología única, que resulta suficientemente confiable para de estos conglomerados se den sus propias normas de convivencia, aun en asuntos tan especializados como leyes fiscales, penales, ambientales y discusiones de tratados internacionales.

Estos resultados permanecen en secreto, nadie los conoce, solo algunos altos funcionarios del partido único alegan que se trata de uno de los logros más importantes en las formas de hacer política, ya que ahora, no solo van a discutir propuestas sino que van a tener la iniciativa legislativa.

Según ellos creen, se trata de un tremendo avance, cada ciudadano no solo es ya un soldado, ahora también, es un legislador, y supongo que el próximo paso será cada ciudadano un juez, un administrador de la Hacienda Pública, un recaudador de impuestos, hasta llegar a cada ciudadano, un presidente.

No me queda sino insistir que el poder popular que propone Chávez y sus seguidores, es la estafa política más grande y peligrosa que se le pueda hacer a una mente ignorante; una persona que no puede siquiera ocuparse de su propio sustento, mal puede hacerse cargo de un país, empezando por ponerse de acuerdo entre ellos, al menos, que exista un líder único que les diga lo que tengan que pensar, que decir y que hacer.
saulgodoy@gmail.com

Fuente:
http://www.eluniversal.com/2011/01/24/opi_art_pueblo-legislador_24A5020699.shtml

No hay comentarios: