lunes, 19 de julio de 2010

Alcalde Municipio Heres opina sobre Comunas.

El Diario EL PROGRESO, de fecha 18 de julio de 2010, hace un reportaje en el que destaca la opinión de Victor Fuenmanyor, Alcalde de Municipio Heres, sobre las Comunas, el cual se transcribe como aparece en su web.

"Durante 11 años del gobierno de quienes hoy regentan el poder en Venezuela, la lucha ha sido evitar un cambio en el sistema político de la nación, pues somos según la Constitución, una república democrática, y por tanto nos rige el estado de derecho. Los actuales gobernantes no ocultan su aspiración de establecer un control hegemónico de la sociedad, que se pretendió materializar con la propuesta de reforma constitucional que el pueblo derrotó en aquel histórico 2 de diciembre de 2007.

Por varias vías el gobierno actual ha tratado de cambiar la legislación vigente, e imponer un proyecto totalitario, en el cual unos de los grandes amenazados son los gobernadores y alcaldes, por eso quisimos indagar la opinión del ing. Víctor Fuenmayor como alcalde del municipio Heres, sobre la aprobación por parte de la Asamblea Nacional de la Ley de las Comunas, la cual de ponerse en práctica, según sostienen los demócratas, sería una especie de golpe final a la descentralización administrativa, después de la derogatoria de la Ley del Fides, que mermó los recursos presupuestarios a la provincia venezolana .

-Ing. Víctor Fuenmayor qué opina de la aprobación en primera discusión de la Ley de las Comunas, ¿vamos hacia un estado comunista? ¿De qué se trata?.

-Lo primero que debo comentar es que nadie duda que se trata de una propuesta ideológica que busca un cambio definitivo del sistema democrático al llamado socialismo del siglo 21, que no es otra cosa que imponer el sistema comunista inspirado en el modelo cubano. Necesario también es señalar que esa propuesta aprobada por la Asamblea Nacional es un fraude constitucional por cuanto nuestra división político territorial no contempla la figura de las comunas. De la lectura simple de la exposición de motivos de la referida ley, nos damos cuenta que se trata de una especie de “arroz con mango” o sancocho, ya que señala en sus fundamentos el auto gobierno, la democracia directa, la soberanía alimentaria, el banco comunal, el parlamento comunal, todo bajo el tutelaje del poder central, lo que equivale a preguntarse qué poder comunal es ese, si todo lo decide el centralismo, vale decir el Presidente de la República.

De acuerdo al artículo n§ 1 del proyecto de Ley de Comunas, la misma tiene por objeto establecer normas que regulan el funcionamiento de la comuna, como entidad socialista para la edificación del estado comunal, esto pone de bulto la carga ideológica de dicho proyecto y su evidente inconstitucionalidad.

-¿Si el gobierno sabe que esa figura de la comuna no la contempla Constitución, por qué lo hace?

- Yo tengo mi particular interpretación de las razones que llevaron al gobierno a formular esa audaz e irresponsable propuesta de ley. Pienso que el régimen ha perdido sintonía con los sectores populares, que nadie niega que apoyaron duramente al presidente y trata de “endulzarnos” con el caramelo envenenado del poder comunal , es decir todo el poder para el pueblo, siendo una propuesta engañosa, pero atractiva para los sectores más desposeídos de nuestra población.

Además de esa razón de mejorar o recuperar afectos populares perdidos, el gobierno sabe por sus propios sondeos de opinión que la alternativa democrática opositora tiene una inmensa posibilidad de alcanzar una contundente victoria electoral en las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre del año en curso.

-Entonces, según usted alcalde, ¿el gobierno desconocerá el resultado electoral?
-No digo eso, solo que ante la posibilidad cierta de perder el control de la Asamblea Nacional, piensan que sin desconocer el resultado electoral, pueden obviarlo mediante la creación del llamado parlamento comunal, que existirá hipotéticamente en cada comuna, que producirá sus propias leyes que se aplicarán en el llamado territorio comunal, todo un desafío a la Constitución, que desde luego no estamos dispuestos a permitir.

-¨Alcalde no estará usted exagerando la nota, viendo fantasmas donde no existen?

-Nada de eso, estimada periodista, el control hegemónico de todos los poderes públicos por parte del Ejecutivo nacional han permitido constantes violaciones a la Constitución y al estado de derecho. Ejemplos sobran, según la Carta Magna somos un estado descentralizado y este régimen con aval de la actual Asamblea Nacional, liquidó la Ley de Descentralización, y competencias que eran exclusivas de estados y municipios pasaron al control del poder central, como el manejo de los aeropuertos, las autopistas y carreteras, entre otras. También liquidaron el Fides y no respetaron la voluntad popular de los caraqueños cuando inventaron el cargo de Jefe de gobierno del Distrito Capital, cuando la Constitución de 1999 creó la figura de la Alcaldía Metropolitana, por cierto una propuesta de llamada “revolución” bolivariana, como el alcalde metropolitano no es del gobierno, montaron un gobierno paralelo, esto confirma que el trapo rojo de ley de las comunas, tiene como objetivo “blindarse” ante una segunda derrota parlamentaria.

-¨Cómo es eso de trapo rojo? si antes nos dijo que la ley era para imponer el socialismo?

-Repito la propuesta de Ley de las comunas es para tratar de imponer un modelo político contrario al sistema democrático, pero hacerlo ahora además de un trapo rojo electoral para ver si la oposición se desvía de los grandes temas que certifican el fracaso del gobierno, su pérdida de popularidad que los lleva directo al fracaso electoral, por supuesto que la oposición democrática no “morderá” ese peine y desarrollaremos una campaña electoral con nuestra propia agenda, en contacto directo con el pueblo, solicitando el voto para elegir una asamblea nacional plural que nos represente a todos, que defienda la vigencia de la Constitución e impida que el Presidente de la República regale a manos llenas nuestra riqueza petrolera en detrimento de nuestra población pobre, llena de calamidades y carencias.

-Retornemos a la Ley de las Comunas. ¿Contempla esta ley el fin de las gobernaciones y alcaldías?

-No la contempla, pero invade sus competencias constitucionales y legales y las obliga a destinar partidas presupuestarias para financiar las comunas, lo que es lo mismo, condena a desaparecer las alcaldías y gobernaciones en el tiempo. Me pregunto dónde irán a parar nuestros trabajadores. En el caso de los concejos municipales y los parroquianos, el lobo todavía no ha llegado, pero les pela el colmillo. Esa dilación de ir a elecciones ya vencidas es un síntoma de que están fuera del juego. Se pretende con esta ley también acabar con los consejos comunales que en principio montó el gobierno y luego muchos se independizaron, y es conocido que a este régimen no les gusta la autonomía, sino el control hegemónico.

-El gobierno dice que la oposición le tiene miedo al pueblo y por eso se oponen a la ley de comunas.

-En primer lugar esta propuesta de ley no le da poder al pueblo, por cuanto todo dependerá de la voluntad del Presidente o del poder central. Nosotros queremos que el pueblo de verdad tenga poder de decisión en los asuntos que les atañe, pero este gobierno solo utiliza al pueblo como propaganda y mercancía electoral; los consejos comunales son una propuesta válida para empoderar al pueblo, pero con esta ley se desechan, ya que no todos están entregados a los designios del gobierno, existen experiencias muy exitosas al respecto, sobre todo los que no sean burocratizadas o partidizadas.

Cuando me eligieron alcalde ni un solo consejo comunal participaba de mi proyecto político, pero hoy con todos he trabajado en una relación de respeto institucional, y muchas acciones de mi gobierno salieron de propuestas presentadas por los concejos comunales. Nunca les pregunté a qué corriente ideológica pertenecen. Con las comunas desaparecen y con ellos una buena experiencia de trabajo comunitario, que lo lógico sería darle más recursos y apoyarlos para que la solución de los problemas estén más cerca del ciudadano alcalde.

-¿Entonces qué le preocupa?

-Me preocupa que se desmonte la institucionalidad vigente para construir otro que será experimental, es decir un salto al vacío anarquizante y que no garantiza respuesta efectiva a las demandas ciudadanas, por cuanto nace sin orden, ni concierto. Esto es una aventura mas de unos fracasados que pretenden engañar al pueblo para ellos tomar el control total del gobierno y de la sociedad.

-¿No será miedo alcalde?

-Nunca le hemos tenido miedo al pueblo, los alcaldes y gobernadores de la oposición triunfamos con el apoyo decidido y entusiasta del pueblo. Pongo un ejemplo, Petare es el barrio más grande de América Latina y el alcalde es un opositor, Carlos Ocariz; no le tenemos miedo ni a las comunas, ni a nada que sea para el beneficio del pueblo, pero denunciamos que las comunas son una herramienta del centralismo para liquidar las instituciones locales y concentrar en manos de pocos el poder de muchos.

Esta propuesta de ley no es más que un nuevo intento desesperado de manipulación de la gente, saben que el pueblo tiene reclamos que hacerle al gobierno por su pésima gestión, entonces sacan esta propuesta engañosa, de poder comunal de mentira, para poder manipularlos pero el pueblo esta “curado de espantos” y sabe que todas las decisiones de acuerdo con la ley las tomará el poder central, ya la gente no “come” cuentos.

-Entonces, frente a la Ley de las comunas, qué alternativa ofrece la oposición democrática?

- Nosotros defendemos la vigencia de la Constitución y todo cambio del ordenamiento político - territorial debe hacerse por consenso y sin riesgo para el sistema democrático. Nosotros apostamos por el fortalecimiento de los consejos comunales.
¿Entonces, con las comunas nada?

-No se trata de eso, insistimos que las comunas es un nuevo engaño, lo del poder comunal es falso, todo está centralizado de acuerdo con la ley, ya existe un ministro para las comunas, sin embargo les propongo si quieren darle al pueblo, que destinen el 30% del presupuesto de la nación para las comunas y que las alcaldías establezcan la delimitación territorial, es decir las poligonales y de esa forma se trabaja de manera mancomunada, pero estoy seguro que nunca lo harán ya que ellos (el gobierno), no quieren sino controlar a la gente para sus fines políticos y no están preocupados por las necesidades del pueblo, si asignan el 30% del presupuesto nacional para el pueblo será entonces una prueba del deseo del gobierno de ayudar de verdad a los más necesitados.

Finalmente alcalde, su reflexión de despedida de esta entrevista

-El evento electoral del 26 de septiembre abre la posibilidad de tener voces libres, autónomas e independientes en una Asamblea Nacional que debe regenerarse y vaya más allá de los requerimientos del poder ejecutivo, necesitamos un parlamento que discuta, que produzca leyes capaces de lograr una efectiva democracia, que piense en el pueblo y además que trabaje en función de los intereses de todos los venezolanos, sin exclusión.

-¿Su pronóstico?

-Tendremos un parlamento plural, multicolor, ganara la alternativa democrática, de eso no tengo duda.

Fuente:
http://www.diarioelprogreso.com/edi-180710/html/pag05-a.htm

No hay comentarios: