miércoles, 5 de mayo de 2010

Aurora Lacueva: Guerrillas Comunales.

Ultimas Noticias, con fecha 27 de abril de 2010, presenta un artículo en el cual Aurora Lacueva, opina sobre el tema de las Guerrillas Comunicacionales de la siguiente manera que se transcribe fiel y exacto:

"Con la guerrilla comunicacional dos buenas ideas, al mezclarlas, dan un resultado malo. Pero todavía hay tiempo de reorientar y generar óptimas iniciativas. Lo primero es que el Gobierno quiere activistas, jóvenes que se enfrenten a los mensajes de medios de comunicación privados que están funcionando sistemáticamente como factores de oposición. Basta revisar la primera página de importantes diarios o atender por un rato a ciertas emisoras de radio o televisión para darse cuenta de que manipulan información con fines políticos, irrespetando a sus usuarios y usuarias y violando normas éticas del periodismo. Pero organizar activistas que defiendan al Gobierno de ataques mediáticos no puede ser una labor complementaria dentro de los liceos. Eso tiene que ser labor de la Juventud del Psuv. ¿Por qué no la asumen? Es una excelente tarea de formación-acción.

Por otra parte, en los liceos resultaría magnífico conservar la idea de los talleres de comunicación social crítica, lo cual los liberaría del sesgo político-partidista. De esa manera, como está ya planteado en la propuesta, los jóvenes estudiantes aprenderían a producir contenidos radiales y audiovisuales, a diseñar herramientas del ciberespacio y a elaborar afiches y murales. Se formarían como personas que no sólo reciben mensajes sino que también saben producirlos y difundirlos de manera autónoma. Esos jóvenes estarían preparados para participar en medios de comunicación de su liceo, en redes interliceos, así como en medios comunitarios. Además, recibirían educación para "la percepción crítica del mensaje", como anuncian los voceros oficiales. Pero esa criticidad debería estar dirigida no sólo a los medios privados nacionales y trasnacionales -que es lo hasta ahora planteado-, sino a todos, incluidos los medios públicos venezolanos, donde también existen serios problemas. ¿Cómo pretender que los jóvenes limiten su crítica?



Tal como está, la guerrilla comunicacional es un caso más de peligrosa mescolanza Estado-Gobierno-partido: hay que diferenciar si se quiere conservar la democracia. Porque sin democracia el camino al socialismo radical se cierra y caemos en los abusos y fracasos del "socialismo" burocrático y autoritario del siglo XX."

Fuente:

No hay comentarios: