viernes, 26 de febrero de 2010

Trino Márquez opina sobre el Consejo Federal de Gobierno.

Con fecha 25 de febrero de 2010, Analítica.com registra un artículo de Trino Márquez, sobre la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno, sobre la cual señala:

Una ley centralista.
-Para respetar su letra y espíritu debería llamarse Ley Orgánica del Consejo Central de Gobierno, pues la Ley pretende fortalecer el gobierno centralista y personalista del teniente coronel, convertir los gobernadores y alcaldes en figuras decorativas, simples pagadores de nómina, fragmentar en pedazos minúsculos el poder de la provincia con el fin de debilitar su fuerza negociadora, desconocer la soberanía popular expresada a través del voto y acabar con la descentralización, la reforma institucional más revolucionaria y trascendental desde la caída de la dictadura de Pérez Jiménez.

Hacia un nuevo diseño de Estado:
-La Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno forma parte de un amplio paquete de instrumentos legales que reposan en la Asamblea Nacional orientados a “esbaratar” el Estado burgués, según la innovadora expresión del profesor Aristóbulo Istúriz. De ese combo forman parte la Ley Orgánica de los Consejos Comunales y la Ley de Participación Popular, entre otras.

La plenaria aleja a alcaldes y gobernadores de la decisión real de los recursos.
-Sobre las “competencias de la Plenaria”, Trino Márquez señala que no sirven ni están concebidas para fortalecer la autonomía y autoridad de las gobernaciones y las alcaldías, de los gobernadores y los alcaldes, sino para subrayar su dependencia respecto de Miraflores y de las decisiones caprichosas del autócrata.

Una ley para transitar el camino al socialismo.
-La ley no fue redactada para organizar la descentralización y darles más poder a los gobiernos regionales y locales, sino para “facilitar la transición al socialismo”, modelo socioeconómico rechazado por la mayoría de los venezolanos el 2 de diciembre de 2007.

Menos recursos para las Alcaldías y Gobernaciones.
-Con este diseño de Consejo Federal de Gobierno, el Ejecutivo Nacional se quita de encima la obligación de entregarle al Fondo los ingresos provenientes del IVA y de la Ley de Asignaciones Especiales, compromisos contemplados de forma taxativa en el antiguo FIDES. Solo si Chávez quiere el FCI tendrá recursos, pues ninguna norma legal lo conmina a transferirle a ese organismo un determinado porcentaje o tasa de los recursos que recibe la Nación por diversos conceptos.

Fuente: http://www.analitica.com/va/politica/opinion/7911328.asp

No hay comentarios: