jueves, 14 de enero de 2010

Dos paises, dos lenguajes, no nos entendemos.!

Dos Venezuelas con dos lenguajes, veamos:

Descentralización:


Para el gobierno descentralizar es darle recursos a las comunidades directamente para que resuelvan sus problemas, y tomen decisiones en las cosas estrictamente locales inmediata, alejando de esos espacios decisiones de polìticas públicas trascendentes, tan es así que la capacidad de transferir recursos se ha logrado para resolver cosas inimediatas comunitarias.
Es evidente cada vez más la incapacidad de consolidar los llamados Consejos Locales de Planificación de Políticas Públicas para producir políticas concretas de interés colectivo.
¿Dónde están las políticas públicas de aquellos municipios del interior del país con alcaldes del oficialismo, que haya sido producto de esos espacios de encuentro con la sociedad organizada?. ¿Cuántos CLPPs han funcionado, y cuantos Consejos Estadales de Planificación Pública?.
En muchos casos los CLPPs, se han reducido a la evaluación del presupuesto participativo y se ha olvidado de espacio para el debate sobre los temas locales y la promoción a la participación ciudadana.

Participación ciudadana:

Para el gobierno la PARTICIPACION CIUDADANA y el PROTAGONISMO, se traduce en organizarse para no sólo recibir recursos del estado, sino también para que los mismos crean una situación de dependencia, llamada en otros tiempos "clientelar", en la que la participación se traduce en sociedad organizada en defensa del proceso revolucionario, nada más.
Las últimas noticias hablan de: Voluntarios Socialistas para controlar la especulación, Voluntarios Socialistas para controlar el cumplimieto del horario reducido en la Administración Pública, Voluntarios Socialistas para controlar medios de comunicación, en fin modalidades de contraloría social que se traducen al final, en el idioma revolucioniario, en controlar que todos se acomoden a la revolución.

Otra mirada, otra concepción:

Con estos criterios quedán en el lenguaje Oficialista, absolutamente negados lo siguientes:

Descentralización como un proceso en el cual el Estado transfiere competencias a otros Estados o Municipios, incluso a distintas formas de organización local, con el fin de acercar la decisión y la solución de sus propios problemas a los vecinos y ciudadanos, en búsqueda del interés general. Ese acercar las decisiones implica espacios de participación existían en las Constituciones Regionales, como se puede ver en un material elaborado por COPRE y PNUD en 1997, y son los mismos que hoy están señalados en la Ley Orgánica del Poder Municipal y en la propuesta de Ley de participación que está en la AN.

Pero participar como ciudadanos, es velar porque se establezcan mecanismos para contribuir, controlar, evaluar y hacer seguimiento a las decisiones públicas que se tomen, acciones gubernamentales y demandar que se rindan cuentas, no se puede limitar a ser defensores o "agentes del gobierno" porque se pierde la esencia y el espíritu de una verdadera conciencia ciudadana. Hoy tenemos en nuestras leyes la capacidad jurídica y el derecho de exigir a nuestros elegidos cuentas. Ni lo exigimos, ni los elegidos lo promueven en la mayoría de los casos, contribuyendo con dejar los espacios públicos a los primeros que deseen asumirlo con fin político partidista.

Concluyo con la siguiente pregunta:

Dos paises en uno, dos conceptos diferentes de descentralización y de participación. ¿Cómo lograr el encuentro entre todos los lados y sectores, para contribuir con la inclusión y con el ejercicio sano de una verdadera libertad individual y colectiva en paz y en armonía con sentido de progreso efectivo?.

No hay comentarios: