martes, 3 de junio de 2008

La importación de libros, en manos del MILCO

El 3 de marzo del 2008, el Ministerio de Industrias Ligeras y del Comercio, publica en Gaceta Oficial, una resolución mediante la cual los Libros entran a formar parte de la lista 2 de importación, previa a esta fecha el número de arancel para importar del libro, estaba en el listado 1.

¿Qué implica este cambio?

Básicamente que antes del 3 de marzo, los libros podían ser importados vía CADIVI, sin el requerimiento de la Certificación de No Producción o de Insuficiencia de Producción. Ahora y luego de la publicación de la resolución del MILCO, se requiere para que CADIVI autorice el pago en dólares, del Certificado antes mencionado.

¿Y entonces?

Las empresas editoriales que importan libros, los importadores de libros, las librerias que traen textos de literatura general que no pueden ser impresos en el país por las regulaciones existentes, entre otros, se ven atados al Certificado de No Producción o de Insuficiencia de Producción, a los fines de importar los libros.

¿Cuánto tiempo toma obtener el Certificado?

Ese es el principal problema operativo, no son emitidos por el MILCO con tiempo, para algunas empresas ha pasado casi 2 meses y no se tiene respuesta de la solicitud, y no hay claridad en función de cuànto tiempo se toma expedir este Certificado.

Ahora bien, el hecho de la demora hace que las obligaciones contraidas se retarden y que los tiempos para la comercialización de algunos libros se convierta en un problema de sobrevivencia en el mercado editorial.

Importante es destacar que algunas empresas editoriales imprimen parte del material en Venezuela y en Colombia, otra parte, por lo tanto sólo esas empresas, aún teniendo la impresión Venezolana, esperan por la autorización del MILCO para completar la oferta que anualmente presentan al mercado.

El MILCO a través de su Ministro William Contreras, ha señalado que la nueva política de exigir el certificado del No Producción o de Insuficiencia para que se autorice CADIVI en el caso de la importación del libro, fue una decisión inconsulta del MILCO, que se debió, según el Ministro a irregularidades en importaciones de libros. ¿Cuáles irregularidades?, no se conocen.

El Ministro Contreras, ha sostenido en Ultimas Noticias, que las solicitudes de importación superan el 1.500 millones de dólares. Al respecto Yolanda Cajides Presidenta de CAVELIBRO, sostiene que es una cifra astronómica y que es esencial que se revise, porque el mercado Venezolano no supera los 200 millones de dólares anuales. ¿Cómo se llegó a esa cifra?. No se sabe.

Importante tanto para la Cámara de Editores de Venezuela, como para la Cámara Venezolana del Libro que se pueda realizar una reunión para conocer las presuntas irregularidades y la información que se manejó para tomar una decisión tan drástica que restringe la capacidad de importación y por ende la capacidad de las librerias y comercio en general de garantizar libros en general al público lector.

No se puede argumentar que la medida responde a la protección de la producción nacional, porque la razón de imprimir algunos libros afuera y luego importarlos, se debe por un lado por razones legales de derecho de autor, en otros casos porque la capacidad de impresión en el país hace que sea imposible que se cumplan cronogramas comerciales y se imprime en otro país, pero es esencial destacar que todas las empresas editoriales, imprimen gran cantidad de su fondo editorial en el país y otro poco fuera.

Importante es conocer que la relación del costo para la impresión es de 3-1, siendo 1 lo que se imprime en el exterior, en otras palabras es y siempre ha sido más económico imprimir fuera del país que en el país, por lo tanto la competitividad para la impresión es una necesidad si se toman medidas como la que se comenta del 3 de marzo por parte del MILCO.

No hay comentarios: